Propiedades y usos medicinales de la Lavanda

Ya utilizada por los romanos en la antigüedad por su perfume y sus cualidades terapéuticas, la lavanda es hoy en día una de las plantas medicinales más apreciadas en fitoterapia, especialmente para los problemas nerviosos, digestivos o articulares. Descubre todas las propiedades medicinales de la Lavanda.

Indicaciones de la lavanda

La lavanda sirve para tratar la inquietud, el insomnio, las molestias digestivas de origen nervioso, la hinchazón y, en la balneoterapia, los trastornos circulatorios.

El uso tradicional

Aliviar los síntomas de la depresión, los dolores espasmódicos, neurálgicos y reumáticos.

Ansiedad, agitación, insomnio, molestias digestivas de origen nervioso, hinchazón.

Dosis recomendadas

Infusión: Infundir 0,8 g a 1,5 g de flores secas (1 cucharilla a 2 cucharillas) en 150 ml de agua hirviendo durante 5 a 10 minutos. Tómalo según sea necesario hasta 3 veces al día, o a la hora de acostarte para combatir el insomnio.

Tintura: (1:5 en 60% de etanol). Tome de 2 a 4 ml, 3 veces al día.

Aceite esencial: Tomar de 1 a 4 gotas al día mezcladas con una cucharadita de miel o colocadas en un cubo de azúcar. Tómalo a la hora de acostarte para combatir el insomnio.

Inhalación: Vierte de 2 a 4 gotas de aceite esencial de lavanda en un difusor. Si no hay difusor, vierte el aceite esencial en un gran tazón de agua hirviendo y aspira los vapores, con la cabeza por encima del tazón y cubierto con una toalla grande. Repite las inhalaciones varias veces al día, según sea necesario, o a la hora de acostarte para combatir el insomnio.

Usos externos de lavanda

Agitación e insomnio

A la hora de acostarte, aplica 5 gotas de aceite esencial de lavanda en los antebrazos y en el plexo solar (en el centro del abdomen, entre el esternón y el ombligo).

también puedes toma un baño caliente con aceite esencial de lavanda: mezcla de 20 a 30 gotas de aceite esencial con un emulsionante (por ejemplo, 1 cucharadita de jabón líquido sin perfume) antes de añadirlo al agua del baño.

Calambres y dolores musculares

Se puede preparar un aceite de masaje diluyendo de 2 a 4 gotas de aceite esencial de lavanda en una cucharada de aceite vegetal. Masajea ligeramente las áreas afectadas para que penetre.

La investigación sobre la lavanda

Nota: Desde hace unos 20 años, los investigadores se interesan por ciertas sustancias extraídas de la lavanda (limoneno y alcohol perilé) que parecen ser capaces de combatir varios tipos de cáncer. No hace falta decir que el uso de estas sustancias, aisladas químicamente de la planta y altamente purificadas, requiere supervisión médica.

Difundido en el aire o aplicado a la piel mediante masaje, se ha demostrado que reduce la agitación y la agresión en las personas mayores que sufren de demencia. Varios estudios mencionan también que la lavanda reduce la ansiedad de las personas expuestas, voluntariamente o no, a una situación de estrés: aislamiento voluntario, admisión en cuidados intensivos, espera o seguimiento de una intervención médica. Por ejemplo, cuando el aceite esencial se difunde en la sala de espera de un consultorio dental, reduce la aprehensión de los pacientes.

Estos resultados, aunque son positivos y emanan de pruebas rigurosamente controladas, deben ser interpretados con cautela. Otros estudios, en situaciones comparables, no han reproducido los efectos calmantes de la lavanda.

Sin embargo, varios estudios sugieren que el aceite esencial de lavanda tiene un efecto relajante mensurable. Por ejemplo, investigadores asiáticos han descubierto que reduce la presión arterial y ciertos marcadores fisiológicos del estrés (por ejemplo, los niveles de cortisol). Además, cuando se administra por vía oral en forma de cápsulas, se ha demostrado que el aceite esencial de lavanda mejora el sueño y la condición mental y física de los voluntarios que sufren trastornos de ansiedad.

Propiedades según el trastorno

Alopecia. Según un estudio publicado en 1999, el aceite de lavanda, en combinación con otros aceites esenciales (tomillo, romero), podría estimular el crecimiento del cabello después de siete meses de tratamiento.

Agitación. La eficacia del aceite esencial de lavanda utilizado en la aromaterapia es incierta. Algunos estudios informan de una disminución de la agitación en algunos pacientes que padecen la enfermedad de Alzheimer u otras formas de demencia, mientras que otras investigaciones no han mostrado ningún efecto.

Insomnio. Los estudios in vitro y en animales, así como algunos ensayos clínicos preliminares, tienden a validar el uso tradicional de la lavanda para promover el buen sueño o para tratar el insomnio, esté o no asociado con síntomas de depresión. Un baño perfumado con aceite esencial de lavanda también ha reducido la agitación y promovido el sueño profundo en los bebés en comparación con un baño sin perfumar.

Cólico. Una combinación de aceites de almendra y lavanda aplicada mediante masaje en el vientre de los bebés (entre 5 y 15 minutos después de la aparición del cólico) podría reducir la duración del llanto.

Estreñimiento. La combinación del aceite de lavanda con otros aceites (limón, romero, ciprés) aplicada como masaje durante un mes reduce el estreñimiento en las mujeres jóvenes.

Depresión. Los resultados sobre la eficacia de la lavanda en los síntomas de la depresión no son concluyentes. Si bien la lavanda aplicada mediante masaje no parece tener ningún efecto sobre la depresión en pacientes que sufren de cáncer terminal, podría reducir los síntomas después de 4 semanas en mujeres con depresión posparto en combinación con el aceite esencial de rosa. Además, la ingesta oral de lavanda (80 mg/día) podría reducir los síntomas depresivos después de 6 semanas de tratamiento.

Hipertensión. Un estudio realizado en pacientes que padecen hipertensión ha demostrado que una combinación de aceites de lavanda, limón e ylang ylang reduce la presión arterial sistólica, en comparación con una combinación de limoneno y perfume de cítricos.

Reducción del dolor. Los resultados de las pruebas in vitro y los estudios en animales muestran que la lavanda tiene propiedades antiespasmódicas y ligeramente anestésicas. En estudios clínicos preliminares, la lavanda, a menudo combinada con otros aceites esenciales (mediante masaje, difusión o inhalación), ha aliviado a pacientes que sufrían diversos tipos de dolor: dolor de hombro tras un accidente vascular, cáncer terminal, dolor tras una laparoscopia y dolor durante los cambios de apósito. La inhalación de aceite de lavanda en combinación con analgésicos puede reducir el dolor después de una cesárea.

Precauciones con la lavanda

Atención: En algunas personas propensas a las alergias, el uso de lavanda puede causar irritación o inflamación de la piel.

El lavanda aspic (L. spica) y la lavandina super (L. burnatii o híbrida) no se recomiendan durante los tres primeros meses de embarazo.

La lavanda es generalmente bien tolerada en las dosis recomendadas. Sin embargo, se han notificado casos de estreñimiento o dolores de cabeza después del consumo oral.

Interacciones con la lavanda

Con medicación

La lavanda tiene propiedades calmantes y sedantes que pueden añadirse a las de las drogas antihipertensivas, barbitúricas, benzodiacepinas o antidepresivas tricíclicas.

Con hierbas o suplementos

Los efectos calmantes e hipotensivos de la lavanda podrían añadirse a los de las plantas o suplementos de acción similar.

En las tabletas

Hay varias especies botánicas de lavanda y no todas tienen las mismas virtudes. Por consiguiente, es importante leer atentamente las etiquetas de los productos y favorecer los productos cuyas etiquetas indiquen claramente el nombre latino de la lavanda utilizada, la parte de la planta, su variedad e, idealmente, su país de origen. También se debe incluir un número de lote.

Los aromaterapeutas generalmente recomiendan lo siguiente:

La lavanda verdadera u oficinal (Lavandula angustifolia) tiene el efecto calmante más pronunciado.

También puede ser de interés leer: Propiedades medicinales del Romero

La lavanda stoechade (Lavandula stoechas) es mejor para combatir las infecciones, especialmente las infecciones de oído.

El aspic de lavanda (Lavandula latifolia) sería particularmente eficaz contra las quemaduras y las picaduras de avispa.

El lavandín (Lavandula burnatii o híbrida) es un híbrido, resultado de un cruce entre L. angustifolia y L. latifolia. Entre otras cosas, estaría especialmente indicado en casos de calambres y contracturas musculares. Se dice que la variedad ‘Super’ tiene las mejores cualidades terapéuticas.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *