Quínoa, como cultivar de manera orgánica y natural

Las pequeñas semillas de quinua, ricas en proteínas y sin gluten, se han convertido en estrellas de nuestras cocinas en menos de 15 años. Viene de los Andes, pero ¿sabías que también crece aquí casi en cualquier parte del mundo? Así que en este artículo te enseñaremos como cultivar quínoa de manera natural.

Sembrar la quínoa

La quínoa se siembra desde finales del invierno o principios de primavera, al abrigo de una caja o en el interior si aún hace frio afuera. La aparición es caprichosa y demoran unos cuantos días salir los primeros brotes, ten paciencia. Deja las semillas durante una semana en la parte de abajo del refrigerador antes de usarla. Necesita “almacenar” frío para desencadenar la germinación.

Luego prepara un suelo rico en nutrientes, puedes hacer una mezcla con compost seco y tierra, prepara los almácigos o recipientes donde sembraras las semillas, pon tierra hasta cerca del borde y coloca las semillas separadas unos centímetros una de otra, cúbrelas con una capa fina de tierra y riega con un pulverizador, esto es para que la tierra no se compacte y no perder las semillas.

Sólo cuando las plántulas alcancen los 10 cm de altura las trasplantarás en el huerto. La semilla se puede encontrar en las empresas y comercios de semillas, pero también germinan las semillas orgánicas que se venden para el consumo.

Mantenimiento del cultivo

Separa las plantas a 50 cm y pon una estaca a su lado. Cada planta alcanza una altura de 1,50 m, lo que la hace sensible al viento. La quínoa no tolera la humedad ambiental, especialmente al final de la temporada. Hace que las semillas germinen en el tallo.

Debes regar durante la plantación y la floración siempre al ras del suelo, no mojes el follaje demasiado.

También es muy buena idea poner una capa de mantillo orgánico en los pies de las plantas, esto ayuda conservar la humedad del suelo y lo protege de la radiación solar.

La planta de quínoa es muy sensible a los ataques de babosas y caracoles, vigila siempre el lugar de cultivo y si vez de estos animalitos debes actuar rápido porque no dejan nada a su paso. Aquí puedes aprender cómo controlar y eliminar los caracoles y babosas de manera orgánica.

Como cosechar quínoa

La quínoa se cosecha a finales del verano antes del regreso de las lluvias. Cuando las semillas comienzan a desprenderse debes cortar los tallos y atarlos en forma de racimo, luego déjalos secar colgados al revés en un lugar seco y oscuro.

También puede ser de interés leer: Como sembrar y plantar Perejil en la huerta y en macetas

Luego que estén secos sacude el racimo para aflojar las semillas. Cuela las semillas a través de un tamiz para eliminar tantas impurezas como sea posible y conservalas en un frasco de vidrio.

Consejo de jardinero

El período de “plantación” es el período más delicado para el cultivo de la quínoa. Teme tanto el calor excesivo como las babosas. Un truco es colocar el semillero al norte detrás de una fachada. Sólo protege las plántulas si hay riesgo de heladas.

No coloques el semillero en el suelo y aléjelo de la pared para evitar la intrusión de los gasterópodos.

Redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Contenido protegido