Rosas en maceta: ¿cómo cultivar y cuidar un rosal?

¿Quieres plantar rosas y disfrutar de la belleza y la fragancia de esta flor, pero no tienes un jardín? Eso no significa que no puedas cultivar y tener  un rosal en casa. Algunas variedades se adaptan perfectamente al cultivo en maceta y realzarán tu terraza o balcón. En este artículo aprenderás cómo cultivar y cuidar un rosal plantado en una maceta.

¿Qué tipos de rosas se pueden plantar en una maceta?

La elección de tu maceta de rosas dependerá de cuánto espacio tengas. En un balcón o terraza, se debe favorecer a las especies que no necesitan extender demasiado sus raíces.

Para espacios más pequeños, es preferible elegir las rosas en miniatura o las de cubiertas vegetal. Las rosas de arbusto también pueden estar cómodas en macetas. Algunas especies de rosas trepadoras pueden encontrar un buen lugar en tu patio contra una pared o enrejado, pero necesitarán un contenedor muy grande. Las opciones son muy variadas y dependen de tus gustos pero aquí hay una selección, por supuesto no exhaustiva:

Rosales miniatura

Entre las rosas en miniatura, que por lo general alcanzan de 30 a 50 cm de altura, podrás optar por las siguientes rosas para plantar en macetas:

  • La rosa “Allegro Symphonie”: con sus flores rosa salmón. Esta variedad es muy florífera.
  • La ‘Meillandina nupcial’: con sus flores blancas agrupadas.
  • Sunny Pin’s’: compacto y tupido, con abundantes flores amarillas.
  • Sandía Ice’: un color rosa brillante con un hábito de crecimiento compacto. Las flores cubren completamente el follaje.
  • Flame Meillandina: bicolor, con tonos brillantes y contrastantes: el corazón de la flor es amarillo y los bordes de los pétalos son de carmín.

Rosal de cubierta vegetal

Las rosas de cubierta vegetal, que no suelen tener más de 80 cm de altura, se verán muy atractivas en una maceta al lado de una ventana. En esta categoría podemos recomendar las siguientes variedades:

  • La rosa “Ariel”: que está cubierta con cientos de pequeñas flores rosas muy fragantes.
  • La rosa “Castor”: muy vigorosa y floreciente, con flores rosas de corazón blanco.
  • “Philippe Stark”: muy florida, con rosas blancas con estambres amarillos, ligeramente fragante.
  • “Rocío de la mañana”: sus flores son de color rosa pálido en la apertura y se vuelven gradualmente blancas y ligeramente fragantes.
  • La “Alfombra de Nieve”: Sus flores blancas tienen forma de estrella.

Rosales arbusto

Algunas rosas de arbusto también pueden crecer en macetas o tinas. Pueden crecer hasta 120 cm de altura, pero no suelen ser tan altos cuando están en una maceta.

  • Marie Pavie: es una rosa antigua, fragante, anticuada, de cabeza redonda y casi sin espinas.
  • Buff Beauty: es una hermosa rosa almizclera con flores de albaricoque. Es resistente a las enfermedades.
  • El Hada: es ideal para los principiantes, florece durante mucho tiempo, casi nunca se enferma y no requiere muchos cuidados o poda.
  • Astronomía: con sus flores de color rosa pálido con estambres rojos brillantes, es muy florífera.

Rosal trepador

Las rosas trepadoras generalmente se sentirán más cómodas en el terreno abierto, donde pueden extender sus raíces como deseen. Pero algunas especies más pequeñas pueden crecer en macetas o tinas muy profundas. No elijas variedades trepadoras que sean demasiado vigorosas. En este grupo podemos recomendar las siguientes:

  • Smile Orchid Rose: Esta es una variedad híbrida moderna, pero se encuentra a menudo en antiguas selecciones de rosas debido a su encanto con sus flores de color rosa pálido y blanco.
  • Mimi Eden’: sus flores rosas y blancas son muy hermosas en un ramo. A menudo encontrarás esta variedad en flores cortadas en tu florista.

Cuando elijas tu planta de rosas, ten en cuenta que las variedades con la etiqueta ADR son naturalmente resistentes a las enfermedades y muy resistentes.

Cuidado con las rosas en miniatura vendidas como plantas de interior, estas no resistirán mucho tiempo si no las sacas a afuera, recuerda que las rosas siguen siendo plantas de exterior.

¿Dónde poner un rosal en maceta?

La rosa aprecia una exposición soleada y se conformará con una exposición en semisombra. Cuanto más sombra tenga, menos abundante será su floración.

En su balcón o terraza, elige un lugar abierto y aireado donde colocar tu rosal. En invierno no es necesario llevar el rosal al interior, pero en las regiones frías hay que protegerlo de las heladas cubriendo el suelo de la planta con mantillo y el  follaje con nylon transparente.

¿Cómo plantar un rosal en maceta?

Si has comprado tu rosal en un contenedor, puedes plantar tu rosal durante todo el año, fuera de los períodos de heladas.

La profundidad del contenedor debe ser igual a un tercio de la altura del rosal adulto, con un mínimo de 40 cm. Si no conoces cuánto puede crecer pregunta en a quien te la vendió o regaló para saber qué altura alcanzará. Preferiblemente elige una maceta de terracota.

Antes de trasplantar tu rosal, remoja el recipiente que contiene la planta para mojar las raíces y facilitar la extracción de la misma.

En la nueva maceta donde vas a plantar el rosal, esparce una capa de bolas de arcilla o en su defecto puedes usar grava y piedras pequeñas en el fondo de la misma, esto facilitará el drenaje de agua en la maceta

Por último llena el contenedor con un tercio de tierra, coloca el cepellón y rellena con tierra de maceta mezclada con un poco de compost hasta el punto de injerto. Aprieta un poco el suelo con las manos y riega generosamente.

¿Cómo regar un rosal en maceta?

Una rosa de maceta necesitará más agua que una rosa de tierra porque se seca rápidamente. Riega con agua de lluvia (si es posible) regularmente, si hace mucho calor riega al menos un día sí y otro no, si el clima es más bien templado puedes relajarte y regar tu rosal tres veces a la semana.

Hazlo preferiblemente por la noche o a la tarde cuando ya no reciba sol directo. No riegues las hojas, sino sólo la tierra en la base de la planta. No dejes agua en el platillo de abajo.

¿Qué fertilizante natural para una rosa en maceta?

Una rosa en maceta necesita se fertilizada regularmente. En el mercado existen fertilizantes especiales para las rosas. Pero estos son químicos y Jardín Mágico no los recomienda, ya que debemos cuidar a la tierra. Pero por suerte puedes encontrar soluciones naturales y orgánicas que no cuestan nada y lo más importante es que no contaminan:

Los granos de café: ricos en nitrógeno y fosfato, son particularmente adecuados para las rosas. Coloca algunos granos de café directamente en la base del rosal, raspando suavemente para mezclarlo con la tierra.

Estiércol de caballo: es uno de los fertilizantes naturales más conocidos, pero seguramente uno de los menos fáciles de encontrar. Es muy eficaz y regenera el humus del suelo.

Cáscaras de plátano: córtalas en pequeños trozos y entiérralas al pie de la planta.

Compost y tierra: cada año, reemplaza parte de la tierra de tu rosal en maceta con tierra fresca para macetas y compost seco.

Podar una rosa en maceta

Si la rosa es remontante (es decir, florece varias veces al año) puedes podar tu rosal en invierno y cortar las flores marchitas sobre la marcha.

También puede interesarte leer: Cómo plantar y cuidar un Hibisco en maceta y jardín

Si no es remontante (es decir, florece sólo una vez al año), la poda debe realizarse después de la floración.

Para las formas de arbustos, cobertura de suelo y miniaturas, quita las ramas rotas o muertas y deja sólo 5 ramas principales. Los cortarás 20 cm por encima de un brote. Para las rosas trepadoras, dejar 4 ramas principales con un marco equilibrado.

Redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Contenido protegido