Sembrar y cultivar Lentejas de manera orgánica

La lenteja (lens culinaris) es parte de la familia Fabáceas. Es originaria de Turquía o Grecia. Este vegetal rústico mide de 30 a 50 cm de altura. Sus finos tallos primero están erguidos y luego tienden a acostarse. Sus hojas compuestas tienen de 6 a 10 cm de largo y son de color verde claro. La lenteja florece en pequeños racimos de flores blancas de tallo largo. Las semillas comestibles de esta planta anual están dentro de pequeñas vainas planas. La lenteja es una planta muy fácil de cultivar, no requiere fertilización ni riego frecuente. Rica en vitaminas y sales minerales, la lenteja tiene muchas virtudes. En este artículo veremos como sembrar, cultivar y los cuidados que requieren las plantas de lentejas para lograr una buena cosecha orgánica.

Resumen

  • Nombre común: Lenteja
  • Nombre botánico: lens culinaris
  • Familia: Leguminosas
  • Tipo de planta: Anual
  • Altura en la madurez: 30 a 50 cm
  • Exposición: Soleada
  • Tipo de suelo: Suelo calcáreo, Suelo arenoso

¿Dónde sembrar lentejas?

A la lenteja le gusta un clima templado, incluso fresco. Aprecia la exposición al sol y el suelo ligero, arenoso, incluso ligeramente calcáreo y bien drenado. Teme el suelo húmedo y compacto.

En la huerta, odia la compañía del ajo, la cebolla y la chalota. Por otro lado, las lentejas pueden ser sembradas junto al maíz, calabazas y pimientos.

Rotación de cultivos: esperar 4 años antes de sembrar lentejas en el mismo lugar.

¿Cuándo y cómo sembrar la lenteja?

Las lentejas se siembran directamente en el lugar en primavera, ya sea en el suelo de la huerta o en macetas. No es bueno hacer almácigos ya que son sensibles a los trasplantes.

  • En el huerto, has surcos a unos 40 cm de distancia. Coloca 2 o 3 semillas en línea espaciadas a 20 o 30 cm de distancia.
  • Cubre con 1 cm de suelo refinado y presiona hacia abajo para enterrar las semillas.
  • Enseguida riega con un pulverizador o regadera con lluvia fina con cuidado de no encharcar el lugar.

El cultivo y el cuidado de las lentejas

Cultivar lentejas no requiere de ningún mantenimiento específico. Sin embargo, unos pocos pasos sencillos pueden ayudar a mantenerla en buena salud:

  • Azadón con regularidad para mantener el suelo aireado, teniendo cuidado de no dañar las raíces que permanecen cerca de la superficie.
  • Riega sólo si hace mucho calor o si tus plantas se ponen amarillas o se marchitan. Regar durante la floración si no llueve, para asegurar una buena cosecha.
  • Recorta los penachos tan pronto como las plantas alcancen una altura de unos diez centímetros.
  • Para evitar que las plantas se arrastren por el suelo y se dañen, coloca una fina malla de alambre o hileras de alambre para que se puedan agarrar a ella.
  • La lenteja no requiere ninguna fertilización.

¿Cuándo y cómo cosechar la lenteja?

  • Las lentejas se cosechan 4 o 5 meses después de la siembra
  • Cosecha cuando las vainas estén secas pero aún cerradas.
  • Quita las plantas y déjalas secar en el suelo durante un día.
  • Entonces cuelgalas boca abajo en un lugar fresco y protegido.

Una vez secas, golpea las plantas para extraer las semillas: por ejemplo, pon las vainas en un paño y golpea el mismo en el suelo para reventar las vainas.

Lo mejor es que guardes tus lentejas en un contenedor hermético en un lugar fresco.

Plagas y enfermedades de la lenteja

La lenteja tiene algunas plagas. Uno de ellos es un pequeño insecto llamado cicuta. Este hace pequeños agujeros en las semillas. El interior es comido por una larva marrón y blanca o amarilla de 5 mm.

Otros dos indeseables son los famosos pulgones y babosas. Contra lo primero, puedes traer pequeñas mariquitas para devorarlos, pero también, lo que será más fácil, puedes esparcir purín de ortiga o de ruibarbo, o incluso un poco de jabón negro.

También puede ser de interés leer: Sembrar y cultivar Frijoles de manera orgánica.

Una enfermedad que afecta a las lentejas es la antracnosis. El principal síntoma es la aparición de pequeñas manchas marrones en las hojas. Como medida preventiva, se puede rociar la planta con un poco de mezcla de Burdeos (caldo bordelés) o con purín de consuelda.

Si ya es demasiado tarde, un rociado de purín de ortiga puede – al menos parcialmente – limitar el daño.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − 7 =