Soluciones naturales para las hojas amarillas de las plantas

¿Tus plantas de interior se están volviendo amarillas? Este es uno de los síntomas más comunes que aparecen en las plantas en maceta. Se produce de forma repentina o gradual a lo largo del tiempo. A continuación te enseñamos por que las hojas se vuelven amarillas y como solucionarlo de manera natural.

No dejes que el pánico te supere, porque las hojas amarillas no siempre son un signo de enfermedad. Puede ser un factor natural que evoluciona con el ciclo de vida de la planta. Lo más importante es poder reaccionar a tiempo para evitar que la planta muera. ¡Pero para esto, necesitas el diagnóstico correcto! En general, los gestos sencillos nos permiten dar una segunda vida a nuestras plantas favoritas. Entonces, ¿qué hacer si las hojas de las plantas se vuelven amarillas?

Una etapa del ciclo de vida

Si sólo unas pocas hojas se ponen amarillas y se caen, entonces no te asustes. Este es un proceso natural que permite a la planta renovarse. Las hojas más viejas se vuelven amarillas y se caen para dar paso a nuevos brotes jóvenes que harán que tu planta sea más hermosa de nuevo. ¡Es una especie de segunda juventud! Esto puede ser cierto para las plantas de interior, pero también para los arbustos de exterior.

Si vez que las hojas de la parte inferior comienzan a ponerse amarillas seguramente se deba esto, ya que estas son las hojas más viejas de la planta, entonces puedes quitarlas para para ayudar a la planta en el proceso de renovación.

Enfermedades

Si el amarilleamiento de tus hojas se extiende a toda la planta, entonces trata de observar bien para ver si otros síntomas no acompañan este amarilleamiento. Manchas, deformidades, telarañas blancas, insectos, larvas, huevos u hongos presentes son todos síntomas que no deben tomarse a la ligera.

Examina cada hoja desde todos los ángulos y si notas la presencia de alguno de estos elementos, retira las hojas afectadas para evitar que se extiendan o aplica soluciones naturales. Puedes usar una mezcla de jabón negro y agua o caldo bordelés según la causa.

En este artículo te enseñamos cómo y en qué casos usar el jabón negro.

En este otro artículo puedes aprender cómo utilizar el caldo bordelés.

Falta o exceso de riego

Las hojas amarillas en las plantas se debe a menudo a un mal riego. El riego excesivo es incluso la causa principal de las plantas de interior. Las plantas en maceta son particularmente susceptibles de ser regadas en exceso, ya que el drenaje no siempre es posible o adecuado.

El suelo mal drenado conduce a una alta humedad y la planta macera en el agua. Para evitar esto, siempre espera a que la superficie del suelo esté seca antes de regar tus plantas. Por otro lado, la falta de agua también puede hacer que las hojas se vuelvan amarillas. Lo verás cuando se marchiten.

Busca información sobre cada planta para saber con qué frecuencia se debe regar y que tipo de exposición a luz debe tener, recuerda que no todas las plantas necesitan de las mismas condiciones de riego ni de luz.

Falta de nutrientes

Las hojas de tus plantas pueden volverse amarillas si carecen de los nutrientes que necesitan para prosperar.

Esto puede remediarse añadiendo enmiendas al suelo o fertilizantes en primavera. La enfermedad más común es la clorosis férrica, la falta de hierro.

En este artículo puedes aprender más sobre este problema y cómo solucionar en caso de falta de hierro.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *