Suculentas estiradas: Motivos y soluciones para salvarlas

De vez en cuando recibimos correos electrónicos de lectores aterrados cuyas suculentas «se ven diferentes a cuando las compré». La mayoría de las veces, sus suculentas se han vuelto mucho más altas y extendidas. Esto es bastante común, especialmente cuando se cultivan en el interior. En este artículo te mostraremos los motivos y cómo salvar suculentas estiradas.

suculentas estiradas soluciones

¿Por qué se estiran las plantas suculentas?

Las suculentas se estiran cuando no reciben suficiente luz solar. Primero notarás que la planta empieza a girar y a doblarse hacia la fuente de luz.

A continuación, a medida que crece, se hace más alta y con más espacio entre las hojas.

La mayoría de las veces las hojas serán más pequeñas y de color más claro de lo normal.

Si bien esto ocurre principalmente con las suculentas cultivadas en el interior, también puede ocurrir en el exterior cuando están en demasiada sombra.

Las suculentas tendrán mejor aspecto si reciben la luz solar adecuada, generalmente de 6 a 8 horas de sol.

Aunque puedan crecer con poca luz no estarán tan sanas ni tendrán un aspecto tan lindo como deberían.

Cómo salvar suculentas estiradas

Una vez que una suculenta se ha estirado, no volverá a su altura y forma compactas originales.

Pero no te preocupes, hay maneras de volver a tener un jardín compacto y apretado.

Propagar suculentas a partir de un tallo estirado

Suculentas estiradas

Empieza cortando la parte superior de la suculenta con unas tijeras afiladas. Deja al menos unos dos centímetros en la base con 2-3 hojas.

La base estará mejor si dejas algunas hojas para que absorban la luz del sol.

Si el esqueje (la parte superior que has cortado) es demasiado alto para tu gusto, puedes cortar parte del tallo para acortarlo.

Asegúrate de dejar suficiente tallo para plantarlo en tierra más adelante.

Deja que el esqueje se seque durante unos días. Una vez que el extremo cortado se haya encallecido (se haya secado por completo y tenga aspecto de «costra»), puedes plantarlo en la tierra.

Suculentas estiradas

Ten en cuenta que los esquejes necesitan ser regados un poco más a menudo que una planta totalmente enraizada, pero no dejes que el suelo se sature demasiado.

Asegúrate de utilizar un suelo que drene muy bien para que el tallo no se vuelva demasiado blando y se pudra.

Puedes obtener más información sobre la propagación de suculentas a partir de esquejes aquí.

El esqueje debería empezar a echar raíces, posiblemente en un par de días, pero definitivamente en 2-3 semanas.

A medida que las raíces se vayan afianzando, deberás reducir el riego para que tenga el mismo «horario» que las plantas completamente enraizadas.

Salvar la planta original

Suculentas estiradas

La base, o la planta original, empezará a dar nuevos brotes en unas pocas semanas. Puedes seguir cuidando esta planta igual que antes de hacer el corte, pero debes darle más sol que antes.

Las hojas que dejaste en la planta base original pueden caerse o morir en algún momento. Esto es muy normal, pero no necesariamente ocurrirá.

Sin embargo, no te alarmes si se caen. Las nuevas rosetas podrán seguir creciendo sin las hojas «madre».

Dale más luz

Suculentas estiradas

Si tienes plantas estiradas, puedes seguir el procedimiento anterior para promover un nuevo crecimiento, pero a menos que les des más luz, el esqueje y los nuevos brotes acabarán estirándose también.

Así que, antes de hacer el «corte», intenta encontrar una zona para tus suculentas donde reciban más luz solar que antes.

Si cambiarlas de sitio no es una opción, también puedes añadir una luz de crecimiento para complementar la luz que ya reciben.

Por lo general, es conveniente que tus suculentas reciban la mayor cantidad de luz solar posible. En el interior esto es realmente difícil. Especialmente en invierno, es casi imposible cultivar suculentas sin un poco de estiramiento.

De nuevo, el uso de una luz de cultivo puede ayudar y la mejor opción es ponerlas cerca de la ventana que reciba más luz solar a lo largo del día.

Así, la próxima vez que notes que tus suculentas se inclinan hacia la luz o crecen demasiado, ¡ya sabrás qué hacer!

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + ocho =