Usos de la cáscara del pistacho en el jardín y el hogar

Originario de Oriente Medio, el pistacho (Pistacia vera) es una planta desértica de larga vida que produce racimos de pequeñas drupas rojizas. Si comes pistachos con regularidad, quizá te preguntes qué se puede hacer con las cáscaras, si es que se puede hacer algo con ellas. Las cáscaras de los pistachos sin sal se pueden utilizar en el jardín (y más allá) de muchas maneras. Veamos los diferentes usos de las cáscaras de pistachos en el jardín, la huerta y en el hogar.

utilizar cáscaras de pistachos en el jardín

Introducción

Las drupas del pistacho necesitan veranos largos, calurosos y secos para madurar adecuadamente. Cuando maduran, la cáscara exterior flexible y la cáscara interior dura se abren con un chasquido audible.

Una vez retirada la cáscara, lo que queda es el caparazón beige, parcialmente abierto, que contiene la semilla comestible que todos conocemos y amamos.

Estas semillas son un tentempié sabroso y son muy buenas para usted. Repletas de fibra, proteínas y grasas saludables, los pistachos contienen también un amplio espectro de vitaminas y minerales.

Si prefieres los pistachos salados, simplemente lava bien las cascaras y déjelas secar antes de utilizarlas cerca de las plantas y la tierra. El exceso de sodio en la tierra es tóxico para las plantas y hará que se marchiten.

Usos de las cáscaras de pistacho

1. Cáscaras de pistacho como mantillo

Las cáscaras de todo tipo de frutos secos pueden ser un eficaz mantillo orgánico. Cubrir los bancales de tu jardín con una generosa capa de mantillo no sólo es agradable desde el punto de vista estético, sino que también ayuda a mantener la humedad del suelo, aumentar la fertilidad, proteger el suelo de los rayos ultravioletas del sol que degradan al mismo y eliminar las malas hierbas.

Guarda tus cáscaras de pistacho y mézclalas con virutas de madera, corteza, hojas u otro mantillo orgánico antes de esparcirlo por el jardín.

Las cáscaras enteras de los pistachos son bastante duras y tardan años en descomponerse por completo. Mientras lo hacen, liberarán lentamente carbono, grasas, proteínas y carbohidratos para alimentar la tierra.

2. Relleno para plantas en maceta

Esas macetas decorativas realmente profundas requieren una gran cantidad de tierra para llenarlas completamente. A menudo es también un desperdicio de buena tierra para macetas, ya que el sistema radicular de la planta rara vez necesita tanto espacio para crecer.

Reduce la necesidad de grandes cantidades de tierra rellenando la parte inferior de la maceta con cáscaras de pistacho.

Deja espacio suficiente en la parte superior para la tierra de la maceta. La profundidad de plantación debe ajustarse al tamaño maduro del cultivo. Las hierbas, las lechugas y otras plantas más pequeñas sólo necesitan 30 cm de tierra, mientras que los tomates y otros especímenes de mayor tamaño estarían mejor con entre 30 y 40 cm de tierra.

Como ventaja añadida, las cáscaras de pistacho ayudarán al drenaje, de modo que el sistema radicular de la planta nunca se encuentre en el agua.

3. Drenaje de las plantas en maceta

Utilizar cáscaras de pistacho en lugar de los guijarros de drenaje en la base de las plantas en maceta es una buena manera de reciclarlas.

Hablando de drenaje, utilizar cáscaras de pistacho para forrar el fondo de cualquier planta en maceta evitará que se encharque. 

Este truco es especialmente útil cuando la maceta carece de un agujero adecuado para el drenaje.

Con un recipiente vacío, añade una capa de unos dos centímetros de cáscaras de pistacho en el fondo. Rellena el recipiente con tierra y añade las plantas.

El agua que no sea absorbida por la planta se drenará hacia esta capa de cáscaras de pistacho, manteniendo el sistema radicular en alto y alejado del exceso de humedad.

Aunque los materiales de drenaje clásicos son las piedras pequeñas y los guijarros, la ventaja de las cáscaras de pistacho es que acaban por biodegradarse, por lo que nunca tendrás que quitarlas del suelo cuando vuelvas a plantar tus plantas.

4. Disuasión de plagas

Puedes utilizar cáscaras de pistacho de la misma manera que las cáscaras de huevo para crear una barrera física alrededor de las plantas que suelen ser dañadas por babosas y caracoles.

Haz que tu jardín y tus plantas en maceta sean menos atractivos para los molestos bichos con cáscaras de pistacho.

Extiéndelas como un grueso aderezo alrededor de las plantas de exterior para disuadir a las ardillas, ardillas listadas y mapaches que cavan en el suelo.

Las cáscaras de pistacho también pueden utilizarse para disuadir a las babosas y los caracoles. Crea un bloqueo contra los viscosos gasterópodos espolvoreando las cáscaras en una línea alrededor de plantas individuales o de todo el perímetro del jardín.

En el interior, las cáscaras de pistacho pueden añadirse a las macetas de las plantas de interior para evitar que nuestros gatos se metan con nuestros queridos verdes.

5. Añadir cáscaras de pistacho al compost

Cuando todo lo demás falla, las cáscaras de pistacho son un material «marrón» muy voluminoso para el compost.

Las cáscaras de pistacho son duras y tardan en degradarse, pero puedes acelerar el proceso considerablemente si las trituras antes de echarlas.

Otra opción es remojar las cáscaras enteras en un cubo de agua durante la noche para ablandarlas. Al día siguiente, vierte las cáscaras de pistacho, junto con el agua, en tu montón de compost.

6. Astillas para el fuego

La composición leñosa de las cáscaras de pistacho las hace muy útiles para hacer fuego. Puedes usar cáscaras de pistacho para encender o avivar un fuego moribundo, para ello, echa uno o dos puñados de cáscaras de pistacho para ponerlo en marcha.

Las cáscaras de pistacho son un buen combustible para las hogueras cerradas y las estufas de leña.

Antes de añadirlas a una hoguera abierta, es importante tener en cuenta que las cáscaras de los frutos secos -incluido el pistacho- contienen grasas que estallan y chisporrotean cuando se exponen al calor. Deja mucho espacio en el fuego abierto después de añadir las cáscaras de pistacho.

También puede ser de interés leer: Cómo utilizar cáscaras de cítricos en la huerta y el jardín.

También puedes hacer un iniciador de fuego envolviendo las cáscaras de pistacho en papel de periódico antes de echarlo. Esto ayudará a evitar que salgan de las llamas.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *