Usos de la sal de Epsom en el jardín y la huerta

Conoce la sal de Epsom (sulfato de magnesio), para saber cómo puede dar lugar a plantas más hermosas y abundantes de forma natural. En este artículo hablaremos de los beneficios y los contras de usar sal de Epsom en la huerta y el jardín, y cómo aplicarla para la salud de las plantas.

sal de epsom jardín huerta

Introducción

Es toda una controversia hortícola. Algunas personas consideran que las sales de Epsom naturales y baratas son una bendición para el jardín, ya que es el secreto para conseguir una floración abundante, frutas y verduras más grandes y sabrosas, y un césped más frondoso.

Otros insisten en que estas afirmaciones están sobrevaloradas, que no son pura basura, y que las sales de Epsom pueden incluso ser perjudiciales. Sigue leyendo para saber si tus cultivos, arbustos, flores y césped pueden beneficiarse de este compuesto mineral tan antiguo pero tan debatido.

¿Qué es la sal de Epsom?

La sal de Epsom, también conocida como sulfato de magnesio, es un compuesto mineral natural formado por magnesio, azufre y oxígeno.

Toma su nombre común del lugar donde se descubrió por primera vez -las aguas cercanas a la ciudad de Epsom, en Surrey, Inglaterra- y probablemente se llamó «sal» debido a su estructura química cristalina.

A lo largo de los siglos, la gente ha empleado la sal de Epsom como laxante y como baño calmante para los músculos doloridos, por lo que suelen encontrarse en las farmacias, no en los viveros. Sin embargo, los jardineros llevan muchos años utilizando las sales de Epsom como abono.

¿Por qué se cree que las sales de Epsom benefician a las plantas?

Tanto el azufre como el magnesio son nutrientes secundarios clave para el crecimiento de las plantas.

El azufre contribuye a la formación de clorofila, ayuda a utilizar el nitrógeno y hace que las plantas sean más resistentes a las enfermedades.

El magnesio mejora la estructura celular de las plantas, ayudándolas a absorber mejor otros nutrientes, especialmente el fósforo.

Los defensores de las sales de Epsom afirman que el magnesio también puede impulsar la fotosíntesis, la germinación y la formación de semillas.

¿Es importante añadir estos nutrientes?

Aunque la mayoría de los suelos suelen tener un nivel adecuado de azufre, algunos pueden ser deficientes en magnesio, especialmente los suelos arenosos y/o ácidos. El magnesio también puede ser lixiviado por las fuertes lluvias, el riego, la erosión y el cultivo extensivo.

Así que reponer el magnesio con sales de Epsom parece una buena idea. Y los miembros del equipo Epsom señalan sus abundantes floraciones y cosechas abundantes (especialmente de rosas, tomates y pimientos) como prueba de que el sulfato de magnesio hace maravillas.

Desafortunadamente, hay poca investigación que respalde la evidencia anecdótica, y aquellos en el campo anti-Epsom señalan que el azufre y el magnesio son meros jugadores menores en el esquema de la salud de las plantas.

¿Las sales de Epsom mejoran las plantas?

Las diferentes deficiencias de nutrientes suelen tener síntomas similares, por lo que un análisis del suelo suele ser el mejor comienzo para diagnosticar un problema. Dicho esto, el amarillamiento de las hojas en toda la planta puede indicar una deficiencia de azufre

Las hojas inferiores que se vuelven amarillas entre las venas mientras las propias venas permanecen verdes pueden ser un signo de deficiencia de magnesio.

Cómo usar sal de Epsom en el jardín y la huerta

usos de la sal de epsom en el jardín y huerta

Ten en cuenta estas fórmulas y métodos en los que confían habitualmente los defensores de las sales de Epsom.

  • Para la puesta en marcha general del jardín, mezcla una taza de sal de Epsom por cada 10 metros cuadrados en el suelo antes de plantar.
  • Potenciar la germinación, mezcla una cucharada de sal de Epsom en 3 litros de agua y añádale a la tierra después de la siembra.
  • Facilitar la ingesta de nutrientes, disuelve una cucharada en 3 litros de agua y riega el suelo dos veces al mes en temporada de reposo de las plantas.
  • Obtener un césped exuberante, espolvorea ligeramente 1 kg de sales de Epsom por cada 100 metros cuadrados de césped y riega bien.
  • Fomentar la abundancia de rosas y un follaje brillante, aplica media taza de sales de Epsom al suelo alrededor de la base de cada arbusto. Si quieres obtener los mejores resultados, realiza el tratamiento al principio de la temporada de floración, cuando los brotes están empezando a abrirse.
  • Para arbustos como las azaleas y los rododendros, espolvorea una cucharada de sales de Epsom en la zona de las raíces (donde éstas se extienden más allá de la línea de goteo, la zona anular que rodea la base de la planta) cada dos o cuatro semanas.
  • Evitar a las babosas y caracoles, para evitar que se acerquen a las plantas puedes hacer una barrera, espolvorea sales de Epsom alrededor de la base de las plantas.

Riesgos del uso de las sales de Epsom en el jardín

riesgo de usar sal de epsom en el jardín

Hay dos precauciones específicas en lo que respecta a las sales de Epsom, y una preocupación mayor.

Si se aplican directamente sobre el follaje, las sales de Epsom pueden provocar quemaduras en las hojas. Para evitarlo, utiliza un agente humectante (agua) y evita rociarlas en días especialmente calurosos y soleados.

La carencia de calcio puede provocar la putrefacción de las raíces, algo habitual en los tomates. La sal de Epsom puede empeorar la situación porque el calcio y el magnesio compiten entre sí por la absorción de la planta.

Más allá de estos problemas está el hecho de que las sales de Epsom son muy solubles. Así que, mientras que los fans piensan que eso es genial, los enemigos señalan que cuando el exceso se lava, terminará en algún lugar, como un contaminante.

El resultado final de las sales de Epsom en el jardín

Si un análisis del suelo indica una escasez de magnesio -o si simplemente quieres comprobarlo tú mismo, prueba las sales de Epsom.

No te excedas en las recomendaciones ni descarta las advertencias mencionadas anteriormente.

Por último, no esperes que el compuesto sustituya a las buenas prácticas de jardinería en lo que se refiere al riego, la eliminación de las malas hierbas y otros aspectos similares.

También puede ser de interés leer: 5 ingeniosos usos del Bicarbonato de sodio en el jardín.

Puede que acabes siendo un entusiasta de las sales de Epsom, un detractor acérrimo o un punto intermedio.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *