Usos del Jabón Potásico para el cuidado de las plantas

El jabón potásico es, entre otras cosas, un insecticida polivalente que tiene muchos usos en el jardín y la huerta. Forma parte de la caja de herramientas del jardinero desde hace muchos años ya que es un producto completamente natural y biodegradable. Se adapta perfectamente a la jardinería ecológica. En este artículo veremos qué es y cómo usar jabón potásico para el cuidado de las plantas.

usos de jabón potásico jardín y huerta

Qué es el jabón potásico

El jabón potásico se elabora a partir de sales de potasio y una grasa natural, un aceite vegetal (normalmente aceite de linaza y/o de oliva).

Está disponible en forma líquida o como pasta blanda. Para su uso en el jardín, es aconsejable utilizar jabón negro líquido porque es más fácil de usar, igualmente el que viene en pasta se puede diluir con agua caliente.

Es un producto 100% natural (no contiene disolventes ni colorantes), orgánico y biodegradable.

Al no producir residuos tóxicos, no es perjudicial para las personas ni para los animales domésticos. Es uno de los insecticidas no tóxicos más antiguos y versátiles.

Hay que tener cuidado de no confundirlo con el jabón negro utilizado para la limpieza del hogar o los cosméticos.

Los jabones negros de uso doméstico suelen tener un mayor contenido de potasa y los de uso cosmético a veces contienen aditivos químicos. Para el jardín, necesitas jabón potásico natural de un centro de jardinería.

Usos del jabón potásico en el jardín y el hogar

jabón potásico

En el jardín o la huerta, el jabón potásico tiene varios usos gracias, entre otras cosas, a sus propiedades insecticidas y antisépticas.

Insecticida:

El jabón potásico se utiliza, para las plantas, por sus propiedades insecticidas. Por simple contacto asfixia a los parásitos de cuerpo blando al bloquear sus poros respiratorios.

Actúa especialmente sobre los ácaros amarillos, los ácaros rojos (arañas), la mosca blanca, las cochinillas, los psílidos, los pulgones, caracoles, babosas  y los trips.

Por regla general, el jabón potásico se diluye al 5%. Se necesitan 5 cucharadas para 1 litro de agua.

Colca la mezcla en una botella que contenga un pulverizador y aplícalo directamente sobre las plagas que estén atacando tus plantas.

El tratamiento debe repetirse 2 o 3 veces, si es necesario, hasta que los parásitos hayan desaparecido por completo.

Si usas jabón potásico en pasta, es más fácil de disolver en agua tibia. En este caso, espera a que la mezcla se enfríe antes de utilizarla.

Para que la mezcla haga menos espuma, el truco es añadir una cucharada de aceite vegetal, cualquiera de ellos sirve (girasol, canola…), pero los más recomendados son el de oliva y el de linaza.

Limpiador y protector de plantas

Las propiedades antisépticas del jabón negro pueden ser útiles para limpiar las hojas de las plantas y protegerlas de futuros ataques.

Durante los ataques parasitarios, puedes eliminar la melaza que dejan los insectos, como los pulgones. Es especialmente eficaz en el caso de la fumagina.

Para limpiar las hojas, basta con diluir de 3 a 4 cucharadas en un litro de agua, luego mezcla bien, moja un paño limpio con el preparado y frota con cuidado la planta.

Otros usos:

El jabón potásico es uno de los productos de limpieza doméstica más antiguos. Polivalente, tiene propiedades desengrasantes y sobre todo antibacterianas.

Puedes usarlo para limpiar y desinfectar cualquier superficie, es ideal para limpiar refrigeradores por dentro, baños, cocina y la vajilla.

El jabón negro también es útil para limpiar las herramientas de jardín, así como las losas y otras superficies de piedra.

Utiliza 2 cucharadas soperas para 5 litros de agua caliente. A continuación, basta con fregar con esta mezcla.

Cuando se utiliza jabón en pasta, una cucharadita de jabón equivale a dos cucharadas de jabón líquido.

El jabón en pasta se disuelve en agua caliente. Ten cuidado de esperar a que la mezcla se haya enfriado antes de utilizarla si vas a estar en contacto con las plantas.

Precauciones al usar jabón potásico

Al igual que con todos los tratamientos con insecticidas, deben tomarse ciertas precauciones para lograr una buena eficacia:

No pulverizar las plantas en días lluviosos, ventosos o soleados. Si hay lluvia durante varios días, el jabón se desvanecerá, si hay mucho viento el producto no se podrá adherir correctamente, y si hay mucho sol, puedes crear el famoso efecto lupa, quemando las hojas,

Lo ideal es pulverizar a última hora del día, cuando el sol no dé directamente sobre la planta.

Aunque es un producto natural y no tóxico, se recomienda mantenerlo fuera del alcance de los niños y las mascotas.

¿De qué plantas se trata?

Todas las plantas cultivadas en interiores, invernaderos o jardines se ven afectadas, tanto si se cultivan en el suelo como en contenedores.

  • Plantas de interior verdes o con flor.
  • Plantas ornamentales de exterior con flores.
  • Árboles frutales y arbustos.
  • Árboles y arbustos ornamentales.
  • Las hortalizas

En realidad, no es la planta lo que hay que tener en cuenta, sino los parásitos o las enfermedades que hay que tratar.

También pude ser de interés leer: Usos de aceites esenciales para el cuidado de las plantas.

Puedes conseguir jabón potásico en farmacias, tiendas que vendan productos naturales, viveros y también por internet.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *