Cómo propagar, cultivar Clivias y sus cuidados

Las clivias (clivia miniata) son luminosas y encantadoras en un sombrío día de invierno, ya que brillan como pequeños faros de color naranja, rojo, amarillo y crema bajo la sombra de un árbol. En este artículo veremos cómo cultivar clivias, cómo propagarla por semillas o división, y todos sus cuidados.

cómo cultivar clivias

Dónde cultivar clivias

Las clivias o lirios de kaffir (C. miniata) son la planta ideal para la floración invernal en un rincón seco y oscuro de su jardín, con sus gruesos racimos de 10 a 20 flores iridiscentes en forma de trompeta. Sus brillantes colores aportan un toque tropical a sçtu jardín de invierno.

Coloca la clivia en un lugar con mucha luz, pero fuera de la luz solar directa, y evita colocarla en habitaciones con calefacción central o cerca de fuentes de calor, como un radiador o un fuego.

En los meses de verano, las clivias pueden sacarse al jardín si se les da un lugar protegido de la luz solar directa.

La clivia puede vivir muchos años y crece hasta unos 45 cm de altura y 30-40 cm de ancho.

Hay que tener en cuenta que la clivia es ligeramente tóxica: la savia puede causar irritaciones en la piel y comer cualquier parte de la planta puede provocar un ligero malestar estomacal.

  • Luz solar: Las clivias necesitan sombra parcial, sólo con luz solar matutina. A la sombra completa, las plantas crecerán con las piernas largas y no florecerán tan bien.
  • Clima: Tolera la sequía pero no las heladas.
  • Suelo: Suelto y con buen drenaje. No arcilloso.
  • Riego: Regar el suelo con regularidad en primavera y verano, y con moderación en otoño e invierno.
  • Abono: En otoño, esparce compost sobre el suelo y, una vez terminada la floración, aplica abono orgánico.

Cultivar clivias a partir de semillas

cultivar semillas de clivia

Las grandes bayas rojas o amarillas (depende del color de la flor) llegan a principios de la primavera, cuando la floración se extingue. Puedes recoger las bayas en ese momento y retirar la pulpa que rodea a las semillas.

Lava las semillas y luego presiónalas en una mezcla para semillas o en una corteza de pino muy fina, pero no las entierres.

Las semillas germinan en un mes aproximadamente y en seis meses pueden trasladarse a macetas más grandes.

También puedes dejar las bayas en la planta hasta que estén arrugadas y la pulpa esté seca. Lava las semillas y plántalas inmediatamente para que no se sequen.

Las clivias son de crecimiento lento y una semilla puede tardar en convertirse en una planta con flor.

Mantenlas en un lugar cálido, protegido y ventilado, lejos de la luz solar directa. Riega en primavera y verano, asegurándote de que la tierra esté húmeda pero no mojada, y abona cada dos semanas.

Cómo dividir las clivias

cultivar clivias por división

Para asegurarte de que tus plantas se mantengan sanas y florecientes, replántalas cada cuatro o cinco años a finales de primavera o principios de verano, cuando hayan terminado de florecer. También es un buen momento para dividirlas o separar los hijuelos para duplicar las existencias.

Cuando un retoño tenga cuatro hojas propias, desentierra toda la planta, corta el retoño del progenitor con un cuchillo limpio y afilado -asegúrate de incluir algunas raíces- y coloca el retoño en una mezcla para macetas o en partes iguales de musgo de turba y arena gruesa o perlita, y mantenlo cálido con luz media.

Riega para mantener el medio húmedo pero no saturado. Puedes plantar en el jardín cuando las raíces aparezcan en la superficie del medio.

Cuidados posteriores

Antes de plantarlas en primavera u otoño, prepara la tierra cavando por encima con una generosa cantidad de compost.

Coloca cada planta a 50 cm de distancia y asegúrate de que la parte blanca del tallo quede casi enterrada. 

Una vez terminada la floración, retira los tallos cerca de la base, a menos que quiera las semillas.

Cuando las flores de las clivias se desvanecen, dejan grandes y llamativos racimos de bayas

Cultivar clivias en macetas

cultivar clivias en maceta

Si vas a cultivar clivias en el interior, colócalas cerca de una ventana que reciba la luz del sol por la mañana, o en un lugar sombreado de tu porche, terraza o patio.

Disfrutan de un lugar cálido, pero necesitan unos dos meses de temperaturas frescas (unos 10C) en invierno para asegurar una buena floración.

Mantén la mezcla para macetas húmeda en primavera y verano. Un exceso de riego puede provocar la putrefacción de las raíces, así que deja que el exceso de agua se escurra.

No utilices un platillo para macetas, sino que pon las macetas sobre pies. Las macetas de terracota son las mejores porque absorben el exceso de humedad.

Reduce el riego en otoño y deja de regar en invierno. Reanuda el riego cuando aparezcan los tallos de las flores al final del invierno. No mojes las hojas, solo riega a nivel del suelo.

Aplica abono líquido cada dos semanas a partir de la mitad del desarrollo de los tallos de las flores y continúe hasta el otoño.

Alimenta inmediatamente después de la floración con un fertilizante de uso general, además de realizar aportaciones hasta mediados de verano.

Evita los desplazamientos durante la floración. Después de la floración, elimina los tallos con una cuchilla limpia y afilada, de lo contrario saldrán bayas que consumirán tanta energía que no quedarán suficientes para la floración del próximo año.

Trasplantar

La clivia sólo necesita ser trasplantada cuando la maceta existente está llena de raíces. Sólo hay que pasar al siguiente tamaño de maceta, aumentando gradualmente el tamaño con el tiempo.

En última instancia, la clivia prospera en una maceta de buen tamaño, de al menos 20 cm de diámetro.

Trasplanta en primavera sólo cuando sea necesario, utilizando un abono multiuso de buena calidad. Asegúrate de que el cuello del rizoma carnoso en forma de bulbo, o raíz hinchada, esté por encima del nivel del suelo.

Deja 5 cm desde el borde de la maceta hasta la parte superior de la mezcla fresca para macetas porque, a medida que las raíces crecen, levantan la mezcla.

Enfermedades y plagas de las clivias

cuidar clivias

Las manchas marrones, las puntas o los bordes de las hojas se deben a las quemaduras del sol, a la falta de agua o a las heladas.

Siempre hay que tener cuidado de no regar en exceso y, en particular, de no dejar que la planta se asiente en el agua, lo que puede hacer que las raíces carnosas se pudran.

Los caracoles y las babosas se comen el follaje, los nuevos brotes, los capullos y las flores. Recógelos a mano o coloca objetos punzantes sobre la tierra. Ver: cómo combatir caracoles de manera orgánica.

Los mosquitos de los hongos producen larvas que se comen las raíces nuevas y transportan esporas de hongos. Utiliza trampas de tarjetas adhesivas amarillas para atraer a los adultos. Lo mismo ocurre con la mosca blanca. Ver: cómo combatir la mosca blanca de los cultivos orgánicos.

La oruga de la amarilis, de rayas negras y amarillas, está ávida de verduras. Recógelas y destrúyalas o utiliza un pesticida orgánico.

También puede ser de interés leer: Cómo propagar y cultivar Cactus de Navidad (schlumbergera).

Las cochinillas, los pulgones y los ácaros se desarrollan en condiciones cálidas y húmedas y chupan los jugos vitales de la savia de tus plantas. Lávalos con agua jabonosa o aplícalos con bastoncillos de algodón saturados de alcohol.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 ideas sobre “Cómo propagar, cultivar Clivias y sus cuidados”