Cómo recuperar una planta que se está secando

¿Has llegado a casa con una planta poco feliz? Que no cunda el pánico. Tu planta aún tiene algo de esperanza antes de encontrar su prematuro final. Aprende cómo recuperar una planta que se está secando y cómo revivirla.

recuperar una planta que se está secando

Introducción

¿Qué se puede hacer para recuperar una planta que se está secando? La mayoría de la gente asume inmediatamente que debe regarla, pero una dosis extra de agua puede perjudicar a una planta que no la necesita. En cambio, hay que saber que la salud de una planta fluctúa si recibe demasiada o muy poca cantidad de algo.

La mayoría de las soluciones a los problemas de salud de tu planta son arreglos sencillos que la devuelven a su equilibrio natural. Por ejemplo, una planta que recibe demasiado sol simplemente necesita encontrar un nuevo hogar en un lugar más sombreado.

Para ayudarte a saber qué necesita tu planta y cómo revivirla, hemos identificado todas las señales a las que debes prestar atención y las mejores soluciones para cualquier problema que pueda tener una planta.

¿Puedo recuperar una planta que se está secando?

La respuesta es sí. Lo primero y más importante es que las raíces de la planta moribunda deben estar vivas para tener alguna posibilidad de volver a la vida. Unas raíces sanas y blancas significan que la planta tiene posibilidades de reaparecer.

Es aún mejor si los tallos de la planta aún muestran signos de color verde o no quiebran al torcerlos.

Si tu planta se ha vuelto marrón y ha perdido algunas hojas, no la abandones todavía. Hay esperanza de que puedas revivir una planta que se está secando si todavía tiene algunas hojas verdes y tallos flexibles, las yemas también son una señal segura.

Para empezar, recorta las hojas muertas y parte del follaje, especialmente si la mayoría de las raíces están dañadas. Esto hará que las raíces tengan menos que soportar y puedan recuperarse más eficazmente.

A continuación, recorta la parte muerta de los tallos hasta que veas que están verdes. Lo ideal es que crezcan nuevos tallos a partir de estos tallos recortados.

Ahora ya sabes cómo comprobar las posibilidades de vida de tu planta. Sigue leyendo para familiarizarte con ciertas señales de advertencia y aprender las particularidades para revivir una planta moribunda.

Plantas secas en macetas

Si tienes plantas en macetas que se están secando, primero averigua cual es el tamaño ideal para tu planta, no todas las planta necesitan la misma cantidad de suelo para crecer. Posiblemente tengas que pasar a tu plana a una maceta más grande.

Cuando trasplantes tu planta aprovecha y cambia por completo la tierra, pon un buen sustrato y agrega un poco de compost para darle alimento por bastante tiempo. La tierra de las macetas se «lava» mucho más rápido que la del suelo, por eso es bueno cambiarla por completo cada tanto.

Problemas de agua

Las plantas que se riegan en exceso aparecen marchitas y pueden tener hojas marrones o amarillas que las hacen parecer muertas pero con la tierra muy húmeda. Por el contrario, si te has olvidado de regar tus plantas, las hojas estarán marrones pero secas en los bordes o enroscadas.

Si tu planta está sufriendo por el exceso de agua (más adelante se habla de ello), no añadas abono o alimento para plantas a la tierra hasta que se haya recuperado por completo. Las raíces son sensibles y necesitan tiempo para curarse.

Mantén las plantas dañadas por el agua fuera del sol directo y riégalas ligeramente hasta que sus raíces se hayan recuperado. Sabrás que está totalmente recuperada cuando las hojas de la planta vuelvan a su color verde normal y la tierra no esté ni demasiado húmeda ni demasiado dura.

Cuando se riega demasiado, las plantas tienden a tener problemas con hongos en las raíces. Te darás cuenta de esto si la planta está completamente decaída.

Para eliminar los hongos de la tierra puedes usar una mezcla de agua oxigenada y agua limpia. Pon 10 ml de agua oxigenada al 10% en 1 litro de agua y riega la planta con todo el preparado. Hazlo por la tarde al caer el sol, al otro día deberás ver mejoras en la planta, de lo contrario repite una vez más esta operación.

Problemas de sol

Si has trasladado tu planta a un nuevo lugar, es posible que ya no reciba suficiente luz. Incluso si no la has trasladado, es posible que su situación lumínica haya cambiado. ¿Has comprado recientemente cortinas más pesadas? ¿Has plantado un árbol en el exterior que ahora bloquea la luz solar del interior?

Todas las plantas responden de forma diferente al sol. Algunas plantas prosperan a pleno sol mientras que otras no pueden soportar el estrés de la luz solar directa.

Los cambios repentinos en el entorno de una planta, como el traslado a un lugar diferente de la habitación, pueden poner a tu planta en estado de shock.

Busca las necesidades específicas de sol de tu planta para saber exactamente cuánto sol desea y en qué lugar de tu casa puede prosperar más.

Plagas

Las plantas son el lugar perfecto para que las plagas comunes las invadan. Afortunadamente, la mayoría de las plagas son fáciles de eliminar.

También puedes probar a añadir plantas que repelen los insectos alrededor de tus otras plantas si quieres mantener las plagas lejos.

Las hojas deformadas o descoloridas son el resultado de los insectos que mordisquean y chupan la planta. Los crecimientos anormales en tus plantas suelen ser indicadores de bichos que han excavado parcial o totalmente en tu planta. Los huevos de insectos son otra razón por la que aparecen crecimientos en las hojas de tu planta.

Vigila bien y si ves rastros de insectos que atacan a tu planta utiliza preparados caseros para eliminarlos. Aquí puedes aprender cómo hacer insecticidas caseros.

Deficiencias nutricionales

Dependiendo de la deficiencia nutricional, proporcionar la nutrición puede ayudar a la planta a recuperarse casi inmediatamente en cuestión de días. Es posible que tu planta tenga hambre y necesite nutrientes. Esto puede ocurrir si no has añadido fertilizante o alimento para reponer los nutrientes del suelo que tu planta consume.

La falta de nutrientes puede inhibir la capacidad general de una planta para prosperar, ya que no tiene nada para alimentar y apoyar su crecimiento.

El alimento casero para plantas es fácil de hacer con artículos domésticos comunes y tiene todos los nutrientes que tu planta necesita. Aquí puedes aprender cómo hacer fertilizantes caseros.

Otra opción para las plantas desnutridas es un fertilizante soluble en agua que liberará lentamente los nutrientes y es menos probable que queme las raíces de tu planta. Añádelo a la regadera antes de regar las plantas.

Utiliza el abono sólo durante la época en que tu planta debería estar creciendo, durante los meses de primavera. El exceso de abono o el uso de un abono incorrecto pueden quemar las raíces de la planta.

Datos finales

Si sientes que tu planta ha cruzado el punto de no retorno después de intentar devolverle la vida, puedes hacer abono para ayudar a mantener tu próxima planta con vida.

Pueden pasar entre unas semanas y unos meses hasta que tu planta se recupere por completo, así que ten paciencia y vigila de cerca el progreso de tu planta durante este tiempo.

Seguro que tu planta será mucho más feliz después de unos merecidos y tiernos cuidados. Asegúrate de que sigues las necesidades de sol, riego y suelo de tu planta después de devolverla a la vida para que se mantenga sana.

Considera la posibilidad de adquirir nuevas plantas amigas para que le hagan compañía en su camino hacia la recuperación.

También puede ser de interés leer: Consejos prácticos para cuidar tus plantas de interior.

Si lo has intentado todo y tu planta sigue sin revivir, puede que sea el momento de dejarla ir. Al compostar tus plantas, los restos pueden reciclarse como tierra rica en nutrientes que puede ayudar a tu próxima planta de interior a prosperar.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *