Cómo hacer y aplicar Insecticidas caseros y orgánicos

Un insecticida orgánico puede tener diferentes potencias y puede ser hecho en gran parte a mano, lo que tiene una clara ventaja económica. Es importante señalar que la jardinería orgánica organiza los cultivos de tal manera que no necesitan ningún insecticida orgánico, y que es importante tratar de entender las razones de la presencia masiva de «plagas». De todas maneras si tienes problemas de plagas en el jardín o la huerta, en este artículo te enseñamos varias recetas para hacer insecticidas caseros y orgánicos.

insecticidas caseros

Cómo evitar el uso de insecticidas

Es posible optimizar la organización de tu jardín para evitar el uso de insecticidas en la medida de lo posible: rotando los cultivos, utilizando juiciosamente la combinación de cultivos, utilizando repelentes naturales, favoreciendo a los depredadores naturales de insectos dañinos o controlándolos manualmente.

También es importante tener en cuenta que una pequeña cantidad de «plagas» es aceptable en un jardín y esencial para su buen funcionamiento, y que el uso del insecticida debe limitarse a los nuevos brotes.

Repelentes de plagas naturales

Ceniza y hollín:

Las cenizas de madera son muy eficaz contra las plagas del guisante; pulveriza tus plantas sobre el follaje húmedo en primavera con ceniza de madera en caso de ataques.

También es es muy buena para repeler ataques de caracoles y babosas, en caso de ataques a tus plantas, rodéalas con un circulo de cenizas para evitar que lleguen a ellas. Aprende más sobre el uso de las cenizas de madera aquí.

Cáscaras de huevo:

Se usan trituradas para proteger las plantas contra las babosas, pon alrededor de las plantas y canteros, tanto los caracoles como las babosas no podrán pasar sobre ellas. Aquí puedes aprender mas sobre el uso de las cascaras de huevo.

El café molido:

Se esparce eficazmente a los pies de las plantas e incluso mezclándolo con la tierra. Es un repelente efectivo contra babosas y pulgones. Conoce sobre los usos del café en la huerta y el jardín en este enlace.

Jabón potásico:

Eficaz contra pulgones, cochinillas, arañas rojas, moscas blancas y ciertas enfermedades del jardín, pero actúa contra todos los insectos en general.

Diluir al 5% en un litro de agua tibia y rociar las hojas por ambos lados: asfixia a las larvas y a los huevos pegándolos en una película jabonosa. El tratamiento debe repetirse varias veces.

Aceite de Neem:

Actúa como repelente, como fungicida y larvicida. Es muy usado para eliminar el pulgón, la mosca blanca. Es de gran ayuda ya que su poder repelente es muy grande, recuerda que cada vez que llueva debes poner un poco más en las plantas. Aprende más usos del aceite de neem en este enlace.

Depredadores naturales

Algunos de los llamados insectos «auxiliares», como las mariquitas, son depredadores de ciertas plagas como los pulgones, las cochinillas, las moscas blancas y las arañas rojas.

Atraerlos preservando o plantando áreas de flores silvestres y proporcionándoles refugios de madera para el invierno.

Las aves también son depredadores naturales de los insectos, así que puedes promover la vida en tu jardín construyendo comederos y cajas nido para ellas.

Los erizos son los depredadores naturales de los insectos, las babosas; no dudes en dejar un montón de madera y un montón de hojas muertas en un rincón del jardín para que aniden en él.

Insecticidas caseros orgánicos

En la mayoría de las recetas de insecticidas caseros que describimos a continuación nombramos la palabra purín, esto significa para quienes no lo saben hacer macerados con las plantas.

Para ello debe tomarse una cantidad determinada de hojas y dejarlas reposar en agua durante varios días, generalmente entre 10 y 20.

El purín debe realizarse en un recipiente que contenga tapa, ya que suelen oler bastante mal, pero a pesar de eso, su peculiar aroma nos indica que el purín es de buena calidad.

Lavanda:

Útil como purín con 1 kg de lavanda fresca para 10 litros de agua. Es eficaz contra hormigas, pulgones y moscas de la zanahoria.

Hojas de nogal:

Deja macerar 200 g de hojas secas picadas en 10 litros de agua durante 4 días. Filtrar y usar puro contra pulgones y orugas.

Tabaco:

Utilizado como purín contra el pulgón y orugas, poner 200 gramos de hojas de tabaco en un litro de agua, deja macerar un día entero, filtra el preparado y rocía las plantas con él.

Se puede añadir un poco de alcohol etílico, así como jabón rallado para mejorar su eficiencia.

Tanaceto:

Se utiliza como purín (400 gramos de hojas, flores, tallos frescos en 10 litros de agua), aplicar puro contra la polilla, la mosca de la zanahoria, la mosca del espárrago, el escarabajo y las pulgas. También se puede utilizar como infusión contra ácaros de la fresa y la zarzamora.

Ortiga:

Eficaz contra los pulgones, se usa como purín líquido. Aquí puedes aprender mas sobre cómo hacer y usar purín de ortiga

El helecho:

Eficaz como purín líquido, decocción o infusión. Utilízalo en forma concentrada en invierno para una acción preventiva contra los insectos de escamas, las babosas y los pulgones.

Para prepararlo mezcla 1 kg de hojas frescas o 30 gramos de hojas secas por cada 10 litros de agua. Deja reposar durante 10 días, luego cuela para quitar la materia solida y utilízalo diluido en partes iguales con agua.

Ajenjo:

Es eficaz como abono líquido o como decocción contra hormigas, ácaros y pulgón. Debes contar con 2,5 kg de hojas recién cortadas, flores y tallos de ajenjo o 250 g de flores secas y hojas para 10 litros de agua.

Ajo:

Es efectivo en decocción o infusión. Añadir de 80 a 100 g de ajo mezclado por 10 litros de agua dejando macerar por tres o cuatro días, puedes hacer un infusión también, pero es menos eficaz.

El ajo es útil contra ácaros, pulgones  y en la prevención de ciertas enfermedades criptogámicas (enfermedad causada por un hongo)

Ruibarbo:

Eficaz como decocción o infusión (500 g frescos por 3 litros) contra el gusano del puerro y el pulgón negro, pero actúa sobre todos los insectos en general.

Consejos finales

Los componentes naturales de las plantas se utilizan en la composición de ciertos insecticidas orgánicos relativamente fuertes y tóxicos que deben manipularse con cuidado.

También puede ser de interés leer: Purin líquidos, biopreparados para el cuidados de las plantas, como hacerlos y aplicarlos.

Estos insecticidas son de amplio espectro, es decir, actúan contra todas las especies presentes y provocan un mayor empobrecimiento de la fauna de su jardín, lo que provoca un desequilibrio en las zonas tratadas, con consecuencias en la calidad del suelo y, por tanto, en los cultivos futuros.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *