Tierra (sustrato) ideal para Cactus y Suculentas de interior

La mejor tierra para macetas de suculentas de interior es la tierra para macetas de suculentas y cactus, que contiene una alta proporción de material inorgánico con partículas de distintos tamaños para garantizar que el exceso de agua drene fácilmente. La tierra para suculentas y cactus debe imitar las condiciones del suelo del hábitat natural. Conoce cuál es la mejor tierra para suculentas de interior y cuales no lo son.

tierra para suculentas de ineterior

Características óptimas de la tierra para suculentas de interior

  • Buen drenaje: La tierra arenosa y con buen drenaje reproduce las condiciones de sequedad del entorno nativo de las suculentas, cálido y seco. Las suculentas son vulnerables a la pudrición de las raíces, por lo que es imprescindible un buen drenaje.
  • Aireación: Las suculentas necesitan un suelo con una elevada proporción de material inorgánico, idealmente de granulometría grande, para facilitar la circulación del aire alrededor de las raíces y mejorar el drenaje.
  • Fertilidad baja o media: Las suculentas crecen en suelos arenosos que no retienen muchos nutrientes. La tierra normal para macetas suele ser demasiado densa en nutrientes para las suculentas, lo que puede provocar la caída de las hojas,
  • pH del suelo: Las suculentas pueden crecer sin problemas en suelos ligeramente ácidos, neutros y ligeramente alcalinos.

¿Qué tipo de tierra necesitan las suculentas?

La mejor tierra para cultivar suculentas es un sustrato arenoso para «suculentas y cactus»,

Las suculentas son plantas que se han adaptado a tolerar condiciones de sequía en sus entornos nativos, con precipitaciones poco frecuentes (aunque a menudo abundantes).

En su hábitat natural, las suculentas y los cactus crecen en suelos arenosos o arenosos con buen drenaje que no retienen mucha humedad durante mucho tiempo, con una estructura porosa que permite que el exceso de agua se escurra, de modo que las raíces no se sientan en un suelo empantanado.

Para cultivar suculentas en macetas de interior, es esencial emular las condiciones del suelo del hábitat natural de la suculenta con más material inorgánico (arena o gravilla) que orgánico (compost).

Utiliza gravilla o perlita

tierra para suculentas de interior

Personalmente, recomiendo la gravilla de horticultura o la perlita en lugar de la arena (tras experimentar con mis propias suculentas), ya que tienen un tamaño de partícula mayor que imita con precisión las condiciones naturales del suelo de las suculentas y crea una estructura porosa y aireada que garantiza un buen drenaje. De todas maneras, si solo dispones de arena puedes usarla, pero agrega más arena que tierra a la mezcla.

Para proporcionar las condiciones de drenaje adecuadas a las suculentas (y evitar la pudrición de las raíces), asegúrate de que la mezcla contenga como mínimo 1 parte de tierra para macetas y 1 parte de gravilla o perlita. Yo suelo preferir un 60% de gravilla o perlita y un 40% de tierra para macetas.

Una tierra para macetas con estas proporciones es clave para evitar la razón más común de la muerte de las suculentas, ya que drena tan bien que incluso si la suculenta se riega más a menudo de lo que debería, el drenaje es lo suficientemente bueno como para evitar la pudrición de las raíces.

¿Se puede utilizar tierra normal para las suculentas?

tierra para suculentas de interior

Las suculentas están específicamente adaptadas a crecer en suelos arenosos o arenosos, por lo que la tierra normal para macetas no es apropiada para cultivar ningún tipo de suculenta. La tierra de maceta normal retiene demasiada humedad para las suculentas y tarda demasiado en secarse para que las raíces de la suculenta la toleren.

Cuando se planta una suculenta en tierra de maceta convencional sin enmendar, la suculenta empieza a volverse marrón, amarilla o negra con una textura blanda que indica podredumbre de la raíz, podredumbre del tallo o podredumbre basal del tallo.

Evita plantar suculentas en turba

Recomiendo encarecidamente evitar plantar suculentas en tierra para macetas que contenga musgo de turba.

Las suculentas necesitan que la tierra de la maceta se seque entre cada riego, ya que imita el ciclo de humedad -lluvia torrencial seguida de un periodo de sequía- que las suculentas suelen experimentar en su entorno natural.

Sin embargo, cuando la turba se seca por completo, puede endurecerse y volverse hidrófoba (lo que significa que repele el agua de la superficie del suelo) y el agua se escurre por la superficie del suelo y baja por el lateral de la maceta hasta salir por el orificio de drenaje de la base, sin infiltrarse adecuadamente y llegar a las raíces.

Esto impide que las raíces absorban humedad a pesar del riego y puede provocar que la suculenta sufra estrés por sequía. Esto hace que las hojas de las suculentas se vuelvan delgadas y se enrosquen o caigan, ya que utilizan las reservas de humedad de las hojas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *