Cómo cultivar Rosa del desierto y sus cuidados

La rosa del desierto (adenium obesum) procede de los desiertos de África y Oriente Medio. Sus flores son brillantes, similares a las de la adelfa. Es una suculenta, por lo que crece de forma natural en zonas cálidas y áridas. Le va especialmente bien cuando se le da cariño y atención. En este artículo te enseñamos cómo cultivar rosa del desierto y todos los cuidados necesarios.

cultivar rosa del desierto

Resumen

  • Nombre: rosa del desierto (Adenium obesum)
  • Altura: hasta 2 m en el suelo, pero menos en maceta; ideal para bonsái
  • Follaje: alargado, verde medio, resistente; caducifolio.
  • Clima: subtropical a tropical, árido; tolera las noches frías.
  • Suelo: prefiere un suelo bien drenado y arenoso.
  • Posición: lugar soleado y abierto; sombra ligera del sol de mediodía
  • Floración: flores individuales tipo rosa en variedad de colores y combinaciones
  • Alimentación: utilizar con moderación un abono de liberación controlada de larga duración.
  • Riego: regar cuando las condiciones sean cálidas y secas; es esencial un buen drenaje. No regar durante el periodo de inactividad.

Aspecto y características de la rosa del desierto

La rosa del desierto es una suculenta, pero a diferencia de la mayoría de las suculentas, no tiene hojas hinchadas. En su lugar, tiene un tronco hinchado, parecido a un vientre, conocido como caudex, que actúa como almacén de humedad. Se parece más a un árbol que a una suculenta típica.

Sus hojas son pequeñas y de color verde medio. Las flores de la rosa del desierto son muy parecidas a las de la adelfa en cuanto a su forma. Tienen cinco pétalos de igual tamaño y espaciados que rodean un «ojo» central amarillo, cada uno en su propio tallo corto.

Los colores van del rosa al rojo intenso, con muchas variaciones y combinaciones disponibles. El tamaño de las flores dependerá de las condiciones de cultivo, pero su tamaño medio es de unos 5 cm.

Cómo cultivar rosa del desierto

El cultivo de la rosa del desierto a partir de semillas puede ser complicado. La planta produce semillas después de la floración, pero las plántulas resultantes son variables. Para obtener una planta fiel a su tipo, toma esquejes de tallo cuando estén inactivos.

El rosal del desierto puede plantarse en el exterior del jardín en climas cálidos, tropicales y áridos, pero lo más habitual es que se cultive en maceta o como bonsái. No es una planta de «interior»: puede llevarse al interior durante breves periodos mientras está en flor, pero prefiere estar en el exterior en un lugar cálido y soleado, lejos de los vientos fríos.

Si vas a plantar el rosal del desierto en el jardín, siga estos pasos:

Elige una posición soleada; en las zonas tropicales y áridas, una ligera sombra a partir del mediodía la protegerá de las quemaduras.

Plántala de modo que la base del caudex (tronco) esté al nivel del suelo o justo por encima de él.

El suelo debe ser de drenaje libre y con grava, pero se tolerará un suelo más rico.

Añade un fertilizante de liberación controlada a largo plazo durante la preparación del suelo.

Si plantas el rosal del desierto en una maceta, siga estos pasos:

Es preferible una maceta de terracota o arcilla porosa, ya que drena bien y se seca más rápidamente que los plásticos, la cerámica o la fibra de vidrio.

Añade una capa poco profunda de guijarros o bolas de arcilla en la base de la maceta para mejorar aún más el drenaje.

Utiliza una mezcla para macetas de cactus y suculentas de alta calidad.

Colocala rosa del desierto en la maceta de modo que la base de su caudex esté en la parte superior de la mezcla de macetas o ligeramente por encima de ella.

Coloca la maceta en un lugar protegido durante una semana aproximadamente para superar el choque del trasplante, y luego ponla a la luz solar.

La sombra ligera a partir del mediodía minimizará las quemaduras de las hojas.

Para cultivar rosa del desierto como bonsái, sigue estos pasos:

Elige una maceta o cuenco de bonsái poco profundo que guarde proporción con el tamaño de la planta. Asegúrate de que la maceta tenga suficientes agujeros de drenaje.

Saca la planta de la maceta.

Recorta las raíces para que la base del cáudice quede por encima del borde de la maceta o el cuenco y las raíces encajen perfectamente dentro de la maceta.

Recorta un trozo de malla metálica para que encaje perfectamente en la base.

Manteniendo la planta en su posición, rellena y rodea sus raíces con una mezcla para macetas de bonsái de primera calidad.

Riega bien para asentar la mezcla.

Recorta la parte superior de la planta para iniciar el proceso de formación.

Coloca la maceta en un lugar protegido durante unas semanas antes de introducirla gradualmente en una posición abierta.

Si es posible, proporciona una sombra ligera a partir del mediodía.

Cuidados del rosal del desierto

Al igual que otras suculentas, el rosal del desierto necesita un riego regular, sobre todo en épocas de calor y sequedad.

Promueve la floración con un abono hidrosoluble o líquido en primavera y verano, diluido a un tercio de la dosis recomendada en la etiqueta.

Una vez al año, se puede añadir un fertilizante de liberación controlada a largo plazo alrededor de las plantas en el jardín y las macetas. De nuevo, utilízalo con moderación.

Poda del rosal del desierto

Cuando se cultiva en el jardín, el rosal del desierto responde bien a una poda ligera para mantener su forma. Recorta sólo en la estación seca para evitar que entren infecciones en los cortes.

Las puntas de un bonsái de rosa del desierto deben recortarse cada pocos meses, pero hay que tener en cuenta de dónde salen las flores y no recortar más allá de estos puntos antes de que hayan aparecido las flores.

Enfermedades y plagas

El rosal del desierto está razonablemente libre de enfermedades, y rara vez se ve afectado por plagas. Si hay pulgones o cochinillas, puede aplicarse un ligero rociado con aceite blanco o jabón insecticida.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Cómo cultivar Rosa del desierto y sus cuidados”