Cómo cultivar Romero en el interior y en macetas

El romero puede ser una hierba estupenda para cultivar en el interior, de modo que puedas disfrutarla durante todo el año. Te adelanto que el romero no es tan sencillo de cultivar en el interior como otras hierbas. Sin embargo, con un poco de práctica, puede que descubras que esta hierba es exactamente lo que has estado buscando para añadir a tu jardín de hierbas de interior. Aprende cómo cultivar romero en interiores.

cultivar Romero en el interior y en macetas

Aquí está todo lo que debes saber para cultivar romero dentro de tu casa:

Al cultivar romero en interiores, es posible que necesites algunas cosas que te ayuden a desarrollar una configuración de cultivo adecuada. El primer elemento es una luz de cultivo. También puedes utilizar luces LED.

Si no tienes un lugar lo suficientemente soleado en tu casa, es posible que el romero tenga que complementar sus necesidades de iluminación con una luz de cultivo.

En este caso, asegúrate de tener un lugar en el que la planta pueda sentarse en una superficie plana y tener la luz colgada por encima.

Puedes colgar un estante sobre una mesa o invertir en una estantería de alambre para despensas. Los únicos otros elementos que necesitarás para cultivar esta planta son una maceta que drene bien y una botella de spray.

La elección de la maceta adecuada marcará la diferencia en tu experiencia de cultivo, y la botella pulverizadora es para ayudar a producir la humedad adecuada alrededor de la planta.

Si decides cultivar romero en el interior, es una buena idea asegurarse de que puedes crear las mejores condiciones de cultivo en tu casa antes de invertir demasiado.

Condiciones de cultivo del romero en interiores

Si te gustaría tener esta hermosa hierba decorando tu casa, tendrás que proporcionar un espacio de cultivo adecuado. Lo principal que necesita el romero es una luz solar adecuada, un recipiente de cultivo apropiado, una tierra adecuada y una temperatura adecuada.

El romero necesita aproximadamente ocho horas de luz solar al día. Si no tienes un lugar soleado en tu casa que pueda proporcionar toda o parte de esta luz solar, puedes cultivar la hierba bajo luces de cultivo.

Pueden utilizarse a tiempo completo o para complementar la iluminación que no puede proporcionar tu zona de cultivo. Ten en cuenta que, al utilizar las luces de cultivo, tu planta necesita el doble de tiempo bajo ellas.

Por cada hora de luz solar que completes, tu planta necesita dos horas bajo la iluminación. Si estás cultivando la hierba a tiempo completo bajo las luces de cultivo, en lugar de ocho horas de luz solar, necesitará dieciséis horas bajo las luces.

Una vez que tengas la iluminación correcta, es el momento de hablar del recipiente y la tierra. Elige un recipiente que tenga un agujero de drenaje adecuado. La tierra también debe drenar rápidamente.

Se recomienda elegir un suelo de tipo arenoso o limoso por su rapidez de drenaje. Al romero no le gusta tener las raíces húmedas.

En realidad, la planta absorbe la humedad a través del follaje. Lo ideal es tener un suelo que pueda eliminar el agua de las raíces rápidamente.

Por último, el romero debe cultivarse a temperaturas que oscilen entre los 10 y los 27 grados Celsius. Asegúrate de situar el romero lejos de elementos de calefacción o de zonas con corrientes de aire que puedan hacer que las temperaturas fluctúen fuera de este rango.

Al proporcionar estas necesidades básicas en un lugar de cultivo, estás dando a tu romero la mayor oportunidad de prosperar dentro de su casa.

Cómo cultivar romero en el interior

Hay varias formas de cultivar romero en el interior de tu casa. Puedes traer una planta madura que tengas en el exterior, toma un esqueje de una planta madura de exterior y crea una nueva planta, o cultivar romero a partir de semillas.

El cultivo de romero a partir de semillas es probablemente la opción más complicada y con menos rendimiento de todas. Sin embargo, voy a abarcarlas todas y dejar que tú decidas cuál es tu método preferido.

Reproducir romero por esquejes

esquejes de romero

Comencemos con los métodos más fáciles de cultivar romero. La primera forma es cultivar esta hierba a partir de un esqueje.

Utiliza unas tijeras para extraer un trozo de una planta madura. Deja al menos uno o dos centímetros en la base de la planta, para que el follaje pueda volver a crecer.

El esqueje debe tener unos 15 centímetros de largo. Retira el follaje de la parte inferior del esqueje y colócalo en un vaso de agua.

La idea es que el esqueje esté sumergido en el agua en la parte inferior. El resto debe sobresalir del recipiente.

A lo largo de un mes aproximadamente, el esqueje debería echar raíces. Cuando veas que esto ocurre, trasplanta el esqueje a un recipiente con tierra que drene bien.

Trasplantar una planta de romero

trasplantar romero

Otro método sencillo para cultivar romero en el interior es llevar una planta madura al interior. Elige un momento del día más fresco para el trasplante y riega la planta unas horas antes de trasplantarla.

Quita el romero del suelo, asegurándote de mantener el sistema de raíces lo más entero posible. Trasplántalo a un recipiente con buen drenaje y tierra de calidad.

Traslada la planta a un lugar sombreado bajo un árbol. Sigue regando la planta y déjala allí durante tres o cuatro días.

Tras este periodo de descanso, traslada la planta a una zona aún más sombreada durante otros tres días. Puedes colocar la planta debajo de una cochera o un porche cubierto.

Al cabo de los tres días, lleva la planta al interior y cuídala como cualquier planta de romero de interior.

Una forma estupenda de ayudar a tu planta de romero a aclimatarse, una vez que esté en el interior, es colocar una bolsa de plástico alrededor de ella. Esto ayuda a formar un pequeño invernadero.

Esto ayudará a la planta a retener mejor la humedad y a mantener niveles adecuados de humedad alrededor de la planta mientras se acostumbra a estar en el interior.

Sembrar semillas de romero

La última forma, y la más difícil, de cultivar romero es a partir de semillas. La razón por la que cultivar romero a partir de una semilla es tan difícil es porque la semilla es conocida por su baja tasa de germinación.

Empieza llenando tu maceta con tierra arcillosa y que drene bien. Planta cuatro o cinco semillas en un recipiente de cultivo circular. Si estás cultivando romero en un recipiente alargado, podrás plantar aún más.

Plántalas a un centímetro de profundidad en la tierra. Cubre las semillas ligeramente con tierra y envuelve el recipiente con plástico para ayudar a retener la humedad.

Las semillas también deberían crecer en un lugar cálido. También puedes colocar los recipientes sobre una alfombra de cultivo para asegurarte de que las semillas reciben suficiente calor.

Una vez que las semillas brotan, es el momento de añadir luz. Puedes colocar las plantas en un lugar soleado o bajo una luz de cultivo.

No te decepciones si tienes una tasa de germinación baja. Por eso has plantado tantas semillas al principio.

Cuando las plántulas empiecen a crecer, decide qué plantas son las más fuertes. Utiliza unas tijeras para cortar las demás a ras de suelo. Si utilizas un recipiente redondo, sólo necesitarás una planta por recipiente.

Ahora tienes tres métodos diferentes para empezar a cultivar romero en el interior. Es el momento de aprender a cuidar las plantas adecuadamente.

El cuidado del romero en el interior

cuidados del romero en interiores

Las plantas de romero tienen necesidades específicas que deben satisfacerse para que esta planta prospere en el interior. Las hierbas necesitan agua, humedad, abono, una circulación de aire adecuada y deben ser trasplantadas cuando sea necesario.

Utiliza el método de riego profundo para el cuidado del romero. Coloca la planta en el fregadero de tu cocina y aplica agua de apoco hasta que salga por la base del recipiente.

Deja la planta en el fregadero para que termine de escurrir antes de colocarla de nuevo en su lugar de cultivo. Cuando la tierra parezca estar seca, introduce un dedo junto a la planta.

Si la tierra está seca hasta el primer nudillo, ha llegado el momento de otra sesión de riego. Si no es así, espera a otro día.

El romero debe abonarse desde la primavera hasta el otoño. Utiliza un fertilizante multiuso y aplícalo una vez al mes.

Algunos jardineros no se dan cuenta de que el romero puede convertirse en una planta más grande. Algunas crecen hasta alcanzar el metro y medio de altura.

Al cultivar la hierba en el interior, es posible que no quieras una planta tan grande. No te preocupes. En su lugar, cuando la planta empiece a superar su contenedor de cultivo, trasplántala a un recipiente más grande.

En el momento del trasplante, recorta las raíces de la planta un tercio de su tamaño original. Añade tierra fresca y plántala en un nuevo recipiente.

También es aconsejable cultivar el romero en una habitación que tenga un ventilador, ya que esto ayuda a aumentar el flujo de aire alrededor de la planta. Esta hierba es susceptible a las enfermedades fúngicas, y esto puede ayudar a mantenerlas a raya.

Lo último que debes hacer al cuidar el romero es proporcionarle algo de humedad. Hay que mantener un equilibrio, ya que si se proporciona demasiada humedad, aumentan las posibilidades de que la planta contraiga oídio.

Por lo tanto, debe evitar cultivar el romero en habitaciones naturalmente húmedas de tu casa, como el cuarto de baño.

Sin embargo, debes tener a mano una botella de agua en spray para rociar la planta con ella una vez a la semana. Esto ayudará a mantener los niveles de humedad donde deben estar.

Plagas y enfermedades que pueden afectar al romero en interiores

Hay algunas plagas y enfermedades que debe tener en cuenta cuando cultiva el romero en interiores. Las plagas que más comúnmente afectan al romero en un entorno de interior son los pulgones y las moscas blancas.

La buena noticia es que son fáciles de tratar. Si ves signos de alguna de estas plagas, rocía la planta con un jabón insecticida.

El oídio es la principal enfermedad que afecta al romero en interiores. Puedes evitar esta enfermedad haciendo que en la planta circule aire adecuadamente y evitando un exceso de humedad.

También puedes tratar la planta con un fungicida como medida preventiva y para ayudar a curar cualquier signo de la enfermedad en tu planta.

Esté atento a estos posibles problemas y, aunque tus plantas se vean afectadas por ellos, podrá tratarlos antes de que se produzcan daños importantes.

Cómo cosechar el romero

cosechar romero

No coseches tus plantas de romero hasta que estén bien establecidas. Una vez que estén maduras y florecientes, puedes cosecharlas en cualquier momento.

Cuanto más frecuente sea la cosecha, más sana será la planta. Utiliza unas tijeras para cortar ramitas de la planta de entre cinco y diez centímetros de largo.

No cortes demasiado cerca del suelo, o la planta no podrá volver a crecer. Cuando hayas terminado de cosechar, puedes utilizar la hierba fresca o secarla para su uso posterior.

Ya has cultivado el romero de principio a fin. Esta hierba requiere más cuidados que otras hierbas comunes.

También ùede ser de interés leer: Cómo cultivar Lavanda de manera orgánica.

Sin embargo, el trabajo extra merece la pena si se tiene en cuenta el delicioso sabor que proporciona la planta. Si necesitas una hierba preciosa para decorar tu casa, y una con la que puedas cocinar regularmente, considera añadir el romero a tu jardín de hierbas de interior.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *