Cómo sembrar y cultivar Cardamomo de manera orgánica

El cardamomo (Elettaria cardamomum) es una de las especias más antiguas del mundo. Es un arbusto perenne de la familia del jengibre, es originario del sur de la India, donde crece de forma natural en estado salvaje. En la actualidad, el cardamomo se cultiva en regiones tropicales y subtropicales de todo el mundo. Aprende cómo sembrar y cultivar cardamomo de manera orgánica.

cultivar cardamomo

Condiciones ideales para cultivar cardamomo

El cardamomo necesita temperaturas tropicales, de muy cálidas a calientes, y condiciones de alta humedad. Crece de forma natural en zonas muy húmedas, como los bosques subtropicales, donde las temperaturas se mantienen entre los 18 y los 35 grados Celsius y los niveles de humedad alcanzan el 75%.

Proporcionar un entorno adecuado en un clima no tropical puede resultar difícil, pero no es imposible. El mejor método para cultivar cardamomo fuera de las zonas apropiadas, es plantarlo en un recipiente que pueda llevarse al interior durante los cambios drásticos de temperatura, o el tiempo frío.

Se pueden conseguir condiciones de alta humedad rociando de vez en cuando la planta, o guardando el recipiente en un platillo lleno de guijarros y agua, pero asegurándose de mantener la base del recipiente fuera del agua, ya que no querrás que tu planta de cardamomo esté en un suelo empapado.

Planta el cardamomo (o coloca el recipiente) en un lugar que reciba sombra parcial. El cardamomo no debe exponerse nunca al sol directo.

Prefiere un suelo arenoso y arcilloso que haya sido enmendado con mucha materia orgánica y estiércol bien descompuesto.

Uno de los factores más importantes en el cultivo del cardamomo es la selección del medio de tierra adecuado para plantarlo. Necesita un suelo que drene bien y que permanezca relativamente húmedo después de drenar.

Por tanto, la mezcla de tierra que se utilices para cultivar cardamomo debe tener una buena capacidad de retención de agua, de modo que permanezca ligeramente húmeda, pero nunca empapada o anegada. Una tierra para macetas mezclada con un poco de arena de río o turba es ideal.

Los suelos con texturas arcillosas no son adecuados para las plantas de cardamomo, y probablemente matarán la planta si no se enmiendan con medios de mejor drenaje.

Cómo sembrar semillas de cardamomo

sembrar cardamomo

Preparación de las semillas

La época para sembrar cardamomo es en primavera. Es importante que adquieras semillas diseñadas específicamente para su plantación. Las semillas de cardamomo que se compran para uso culinario suelen estar tratadas y probablemente no son tan frescas. Una vez que tengas a mano las semillas adecuadas, es hora de prepararlas para la siembra.

En primer lugar, lava las semillas con agua a temperatura ambiente para eliminar el mucílago y los restos que puedan haberse acumulado. Seca las semillas poniéndolas a la sombra.

A continuación, pasa las semillas a un cuenco lleno de agua a temperatura ambiente y déjelas en remojo toda la noche. Esto ayudará a romper la dura capa exterior de las semillas de cardamomo. A continuación, selecciona un recipiente o un lugar del jardín para plantar las semillas. Proporciona un suelo constantemente húmedo y una sombra parcial.

Sembrar las semillas

Cuando haya pasado la amenaza de las heladas, planta las semillas directamente en el jardín o en el recipiente que elijas. Plántalas con una separación de unos 15 cm, justo en la parte superior del suelo. Si siembras en suelo directo separa las hileras a una distancia de entre 1 y 2 metros.

Con una fina capa de tierra, cubre apenas las semillas de cardamomo. A continuación, coloca una fina capa de ramitas sobre el lecho donde has plantado las semillas y cúbrelas con hierba o paja. Esto ayudará a cubrir las semillas sin sumergirlas demasiado bajo la tierra, lo que debería acelerar el proceso de germinación. Riega el lugar en profundidad hasta que la tierra esté húmeda.

Vigila el lecho para ver si hay signos de germinación, que suele tardar entre 20 y 25 días, pero a veces puede tardar hasta 40 días. Si tus semillas no emergen en las primeras tres semanas, ten paciencia. Siempre que hayas seguido los pasos para germinar correctamente tus semillas de cardamomo, deberías ver las plántulas en poco tiempo.

Una vez que las plántulas empiecen a brotar, retira la mayor parte del mantillo, dejando sólo una fina capa superficial alrededor de las nuevas plántulas. Una vez que las plántulas hayan brotado, es esencial proporcionarles una buena fuente de sombra superior para protegerlas del sol directo. Las plántulas se marchitan y mueren rápidamente bajo la luz directa del sol.

Cómo propagar una planta de cardamomo

propagar cardamomo

El cardamomo se puede propagar por división de rizomas (raíces) y por semillas. Sin embargo, el método más fácil es la división, ya que las semillas de cardamomo sin tratar pueden ser caras y difíciles de adquirir. Las semillas de cardamomo también son bastante difíciles de germinar, mientras que la división del rizoma es un proceso muy rápido y fácil con un índice de éxito muy alto.

Para propagar el cardamomo por división, utiliza rizomas de cardamomo que tengan al menos un año de edad y dos tallos en crecimiento.

Corta el rizoma con un cuchillo afilado o unas tijeras de jardinería y sepáralo suavemente de la planta.

Vuelve a plantar el rizoma en las condiciones de cultivo específicas para el cardamomo. Ten en cuenta que si la planta que estás dividiendo padece de alguna enfermedad, al dividir el rizoma es probable que también se transmita la enfermedad a la nueva planta.

Cultivar cardamomo en maceta

cultivar cardamomo en maceta

Escoge un recipiente que tenga al menos 25 cm de profundidad y varios agujeros de drenaje. Llena el recipiente con una tierra para macetas multiuso.

Llena un platillo con guijarros y coloca el recipiente sobre el platillo lleno de guijarros. Rocía los guijarros del platillo con agua para crear un entorno húmedo. No permitas que el nivel de agua del platillo cubra los guijarros, ni que toque la base de la maceta, ya que no quieres que tu maceta esté sumergida en el agua.

A continuación, utiliza tu dedo para remover el centro de la tierra de la maceta y coloca suavemente la pequeña planta en el agujero. Retira la tierra de la base de la planta con las manos.

Riega la planta hasta que la tierra esté húmeda justo después de plantarla para facilitar la transición a su nuevo hogar. Después de plantar, sigue regando una vez al día, manteniendo la tierra ligeramente húmeda en todo momento, pero nunca empapada o empapada.

Pulveriza las hojas de vez en cuando con un pulverizador para mejorar la humedad. Aumenta el riego cuando la planta florezca en verano y redúcelo a un día sí y otro no durante el invierno.

Mantén la maceta en un lugar cálido que no esté expuesto a la luz solar directa, ya que las plantas de cardamomo necesitan sombra para sobrevivir. Elige una habitación con temperatura controlada y un lugar alejado de ventanas y puertas, donde las temperaturas podrían fluctuar.

Procura que la temperatura sea lo más cerca posible de los 26 grados C, pero en el rango de 22 a 26 grados. Alimenta la planta dos veces al mes con un fertilizante con alto contenido de nitrógeno y bajo contenido de potasio diseñado para plantas de interior.

Cosechar cardamomo

cosechar cardamomo

En el tercer año después de la plantación, el cardamomo empezará a dar frutos. La recolección de los frutos del cardamomo debe hacerse manualmente, y puede empezar cuando los frutos empiecen a ponerse verdes, a secarse y a agrietarse o romperse.

Después de la cosecha, deja que las vainas se sequen durante 6-7 días y guárdelas en un recipiente hermético en un lugar fresco, seco y oscuro. El cardamomo se almacena muy bien, y se mantiene fresco durante varios años si se almacena correctamente.

Cuidados del cardamomo

cuidados del cardamomo

El cardamomo necesita un riego constante y una nebulización ocasional durante todo el año. El cardamomo es originario de las selvas tropicales que reciben precipitaciones durante unos 200 días al año, por lo que la planta está habituada a crecer en un suelo constantemente húmedo.

Es importante que la tierra no se seque por completo, por lo que durante el verano, y cuando la planta esté dando frutos, hay que aumentar el riego a dos veces al día. Reduce el riego a una vez cada dos días durante el invierno.

Alimenta tus plantas de cardamomo con un abono orgánico rico en fósforo dos veces al mes durante la temporada de crecimiento. Añade al suelo estiércol envejecido o compost bien descompuesto por mata cada año.

Además, alimentar el suelo alrededor de las plantas de cardamomo con aceite de neem las ayudará a prosperar mejor. 

Plagas y enfermedades

El cardamomo es resistente a los ataques de las plagas, pero no es inmune a ellas. A veces se pueden encontrar pulgones, y pueden transmitir la enfermedad vírica más grave del cardamomo, el virus del mosaico del cardamomo.

Plagas

Para evitar que tus plantas se infecten con el virus, vigila la presencia de pulgones y trata rápidamente cualquier presencia de pulgones que detectes.

Las pequeñas infestaciones pueden tratarse golpeando las hojas de la planta con una ráfaga de agua de la manguera del jardín, eliminando las plagas con la fuerza del agua.

Vuelve a comprobar después de unas horas si el tratamiento con el chorro de agua ha eliminado los pulgones o si hay que repetir el tratamiento.

Si te enfrentas a una gran infestación de pulgones, ver: Pulgones

Otras plagas que pueden atacar al cardamomo son los trips del cardamomo y los nematodos. Los trips pueden tratarse eficazmente instalando trampas.

Los nematodos son más difíciles de tratar. Las infestaciones de nematodos pueden identificarse si se observan resultados de crecimiento pobres y plantas que parecen dañadas.

Si crees que los nematodos pueden ser los culpables, desentierra la planta e inspecciona las raíces. Si observas daños importantes en las raíces, que suelen ser causados por nematodos que se introducen en ellas, ponen sus huevos y roban nutrientes esenciales a la planta, es probable que se trate de nematodos.

Desgraciadamente, no existe ningún tratamiento para las infestaciones de nematodos. No sólo hay que retirar las plantas y destruirlas inmediatamente.

Enfermedades

Las enfermedades que afectan a las plantas de cardamomo son la podredumbre de los rizomas y la podredumbre de la cápsula, ambas causadas por un suelo encharcado y una mala circulación del aire.

Si observas clorosis en las hojas, donde las hojas inferiores de la planta empiezan a ponerse amarillas, o la caída prematura de los frutos, o la putrefacción de los rizomas, el diagnóstico más probable es la podredumbre de los rizomas.

Para evitar problemas de podredumbre, asegúrate de plantar el cardamomo en un suelo que drene bien y de dejar mucho espacio entre las plantas para favorecer la circulación del aire.

Evita regar las plantas por encima de la cabeza utilizando un sistema de riego por goteo o regando sólo la base de la planta. Mantener secas las partes de la planta por encima del suelo en todo momento evitará problemas de podredumbre.

Manchas marrones en las hojas; la planta está recibiendo demasiada luz solar en su ubicación actual y debe trasladarse a un lugar con luz solar filtrada.

Puede ser de interés leer: Cómo sembrar y cultivar Ortiga de manera orgánica.

Hojas empiezan a ponerse amarillas; suele ser una señal de que la planta no recibe suficientes nutrientes y necesita ser abonada con más regularidad, o una señal de que el suelo en el que se cultiva es deficiente en hierro y necesita ser enmendado para mejorar su contenido mineral.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *