Consejos para una buena realización de compost

Hacer nuestro propio compost es una opción respetuosa con el medio ambiente y económicamente conveniente. Lo que también resultaría en un menor uso de fertilizantes químicos. ¿Pero realmente sabes cómo hacerlo? En este artículo te enseñamos cómo hacer compost en casa de forma muy fácil, fabricar nuestro propio compost orgánico nos traerá mucho beneficios para nuestras plantas.

Primero hagamos una pequeña introducción sobre el compost

¿Qué es y qué tipos de compost hay?

El compost es lo que queda después de haber iniciado un proceso de compostaje doméstico. Ese es el proceso de descomposición y humificación de residuos de materia orgánica, como las hojas del jardín, el césped cortado, restos de comida, etc.

Dependiendo del método de compostaje que hayas adoptado, obtendrás un tipo diferente de compost, pero básicamente se pueden clasificar en 3 tipos:

  • Compost fresco
  • Compost listo
  • Compost maduro

El compost fresco (de 2 a 4 meses). Siendo rico en nutrientes, es excelente como fertilizante y para el crecimiento de las plantas. Sin embargo, ten cuidado de aplicarlo directamente a las raíces porque este compost todavía es inestable.

El compost listo (de 5 a 8 meses), sin embargo, es estable, ya que el proceso de descomposición no produce más calor. Por otro lado, es menos adecuado para su uso como fertilizante inmediato. Recomendamos usarlo en huertos o jardines como fertilizante antes de sembrar o trasplantar.

El compost maduro (12/18 o 24 meses) es, con mucho, el más estable. Por lo tanto, es perfecto en contacto directo con las raíces o semillas y como suelo para plantas en macetas o incluso en el caso de la re-siembra y replantación de césped.

Cómo obtener compost con un simple proceso de comprensión y ejecución.

Hemos dicho que por compost nos referimos al producto de descomposición, acelerado y controlado por el hombre, de sustancias orgánicas. Entre estos, residuos de cocina. Principalmente restos de verduras, cáscaras de frutas, café y té, cáscaras de huevo, cenizas de chimenea, etc.

Pero también de restos de jardinería. Por ejemplo, ramas, césped, hojas secas, flores marchitas, desechos del jardín. Evita poner aquellas plantas que tienen semillas, sino la mayoría quedará en el compost y cuando lo uses crecerán por todos lados.

El compostaje doméstico se puede lograr mediante la compra de especiales compostadores no excesivamente caros.

Las ventajas del compost

El compostaje casero ofrece una serie de ventajas:

En primer lugar, garantiza el cierre correcto del ciclo de residuos. El abono casero evita que mucha “basura” termine en el vertedero, lo que reduce los costes de eliminación y reduce la contaminación del planeta. Al final del procedimiento de compostaje doméstico, tendremos un fertilizante orgánico natural disponible y gratuito.

Esto se podrá usar en el jardín, la huerta o para plantas en macetas en lugar de fertilizantes químicos contaminantes. Así ahorraremos dinero limitando la compra de suelos, sustratos y fertilizantes orgánicos. Y al mismo tiempo reduciremos la contaminación del aire producida por la combustión de estos desechos, evitando también la infiltración de lixiviados en el suelo.

El abono, libera gradualmente en el suelo los elementos indispensables para el desarrollo de la planta, tales como nitrógeno, fósforo y potasio entre otros.

¿Qué puede convertirse en compost y qué no?

Cualquier persona que desee proceder con el compostaje casero debe primero prestar atención a qué poner en el compostador.

Los desechos de cocina y jardinería mencionados anteriormente están bien, así como otros materiales biodegradables. Estos incluyen papel sin tinta, cartón, aserrín y virutas de madera no tratada.

Atención, todos los objetos de vidrio, plástico y metal, telas sintéticas, productos químicos, medicamentos vencidos, papel recubierto y ropa de cama para perros y gatos deben evitarse por completo.

Con mucho cuidado, también se pueden agregar restos de alimentos de origen animal y alimentos cocinados en pequeñas cantidades. La misma advertencia para las hojas de plantas resistentes a la degradación (magnolia, castaño, agujas de coníferas, etc).

Compostaje en capas

El más extendido es sin duda en cúmulo o capas. Aquí tendremos que elegir lugares que sean accesibles durante todo el año, que sean irrigables y que estén a la sombra de los árboles que en invierno pierden sus hojas. 

En invierno debemos permitir la radiación solar, mientras que en verano se debe mitigar la luz solar. Colocar madera desmenuzada debajo del montón (10-15 cm) es otra buena práctica para evitar la formación de barro en los meses de invierno.

La altura mínima de la pila debe ser de 50-60 cm para retener el calor y garantizar la actividad microbiana. Sin embargo, no se deben exceder de 1.5 metros, de lo contrario el material puede compactar bajo su peso.

La mejor manera en verano es la forma trapezoidal. Permite absorber adecuadamente las lluvias y reemplazar el agua evaporada. En invierno, por el contrario, es una buena práctica utilizar el triangular, para evitar la acumulación excesiva de lluvia dentro del montón.

Los secretos de hacer un buen compost

El secreto para el éxito del compostaje está en la correcta mezcla de los residuos. Esta actividad es fundamental para permitir la correcta actividad de los microorganismos y evitar la aparición de fenómenos de putrefacción, con los consecuentes malos olores.

En la práctica, es necesario lograr una correcta estratificación, alternando los desechos más húmedos y nitrogenados (recortes de césped y residuos de cocina), con los más secos y carbonosos (ramitas trituradas, cartón roto, virutas de madera, hojas secas, paja, etc.) Que garantizan una buena porosidad y el suministro correcto de oxígeno al montón. 

El contenido de agua inicial debe estar entre 45 y 65%, mientras que en lo que respecta a la relación correcta de nitrógeno-carbono, es bueno saber que por cada gramo del primero se necesitan 20 o 30 del segundo.

Para garantizar el suministro correcto de humedad, el montón se puede cubrir durante los períodos de lluvia con materiales como «tela no tejida» o láminas de yute, capas de hojas y paja de 5-10 cm. De esta forma podremos retener agua sin comprometer la circulación del aire. El recubrimiento también puede ser útil para proteger del secado excesivo durante los meses de verano.

Otro aspecto que no debe subestimarse para el éxito del compostaje es la oxigenación correcta. Es esencial para las bacterias que realizan biodegradación en condiciones aeróbicas.

Para un intercambio correcto de aire, por lo tanto, es necesario no comprimir el material de la pila y girarlo periódicamente con una horquilla, una operación que se repetirá con frecuencia.

Método de fertilizante

Una alternativa al montón o capas puede ser el fertilizante. Consiste en un agujero excavado en el suelo donde se almacenan los desechos orgánicos. En este caso, sin embargo, pueden surgir problemas debido a la tendencia a acumular demasiada agua, especialmente en el caso de un sustrato no impermeabilizado.

También puede ser de interés leer: Cómo y cuando fertilizar plantas cultivadas en maceta

Otro problema típico es el intercambio insuficiente de oxígeno con el exterior por los materiales depositados en el fondo.

Quienes elijan este sistema deberán tomar algunas precauciones. Estos incluyen la inserción de tuberías de drenaje, una capa de grava o una plataforma debajo del material orgánico colocado en el agujero.

Los mismos pallets también se pueden usar para separar los desechos de la pared del agujero, a fin de garantizar un buen intercambio de aire.

Comparte en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “Consejos para una buena realización de compost”