Cómo cultivar Guayaba (guayabo) en Maceta y sus cuidados

El cuidado y cultivo del árbol de guayaba es fácil, y si dispones de poco espacio en casa puedes plantarlas en maceta. Con la información que se ofrece en este artículo, podrás entender cómo cultivar guayaba en maceta además de sus cuidados. Te deleitará con sus flores dulcemente perfumadas, sus deliciosos frutos y su hermoso aspecto tropical.

cultivar guayaba en maceta

Información básica sobre el árbol de la guayaba

El guayabo (Psidium guajava) también conocido como Feijoa es un pequeño árbol tropical que alcanza una altura media de 5-6 metros, pero si se poda adecuadamente no supera los 3 m. Es una planta resistente que también puede cultivarse en macetas.

Los tallos del guayabo son tiernos cuando, las hojas nacen de dos en dos, de color verde pálido y alargadas, con una longitud que oscila entre los 10 y 20 cm y 8 cm de ancho.

Las flores nacen en la base de las hojas, unas 1-3 por nudo, en las ramas más jóvenes con un gran número de estambres y un pistilo.

La forma del fruto, el tamaño, el color de la pulpa y la piel suelen depender de la variedad. La madurez se observa cuando la cáscara alcanza un color verde amarillento, amarillo, o rosa pálido.

Propagación del árbol de guayaba

Aunque puedes cultivar guayabas a partir de semillas o por esquejes, pero es más fácil comprar plantas ya establecidas. Además, comprando arbolitos, obtendrás frutos mucho más rápido (aproximadamente 1 año frente a 3-4 años.

En este artículo nos centraremos en cómo cultivar guayaba en maceta, pero si deseas saber cómo propagarla te invitamos a leer el siguiente artículo donde lo explicamos todo: Cómo sembrar, propagar y cultivar Guayabas.

Cómo cultivar guayaba en maceta

cultivar guayaba en maceta

Elegir la maceta adecuada

El árbol de guayaba crece mucho (alrededor de 9 metros), pero en macetas puede reducirse a 2 o 3 m.

Selecciona una maceta grande, de al menos 30 o 40 cm de ancho y la misma profundidad para que la planta tenga espacio suficiente para echar raíces.

Si no dispones de una maceta de ese tamaño puedes plantar el guayabo en una más pequeña, pero tendrás que realizar un trasplante cuando el árbol crezca bastante.

Asegúrate de que la maceta tenga los agujeros de drenaje adecuados. Es mejor elegir una maceta de arcilla con suficientes agujeros de drenaje en el fondo, aunque una de plástico puede ser mejor si tienes que mover tu árbol cuando llegue el invierno.

Ubicación

Al guayabo le encanta la exposición soleada y cálida. Es una árbol tropical pero muy adaptable a climas templados con invierno moderado, cuando se cultiva en el suelo.

Si cultiva la guayaba en una maceta en los trópicos, puedes elegir un lugar que reciba sombra por la tarde y al menos seis horas de sol diarias.

En zonas más frías, colócalo en un lugar que reciba pleno sol para que crezca de forma saludable y dé más frutos.

Suelo

Para cultivar guayaba en maceta, elige una mezcla de calidad o haz tu propio sustrato utilizando partes iguales de compost, arena y tierra de jardín.

Es posible cultivar guayaba en diversos tipos de suelo. Es una de las plantas que tolera fácilmente diferentes tipos de suelo.

Puede cultivarse en suelos arcillosos o muy arenosos con un pH que oscila entre 4,5 (ácido) y 9,4 (alcalino), pero lo óptimo es un suelo suelto y bien drenado, rico en materia orgánica y con un pH neutro o ligeramente ácido.

Temperatura

La temperatura óptima para las guayabas se sitúa en el rango de 20 a 28 C. En invierno, la temperatura no debe ser inferior a -3 C para los guayabos jóvenes. Los guayaberos maduros (de al menos 3 años) pueden soportar temperaturas de hasta -6 C.

Recuerda que las guayabas no toleran las heladas, sobre todo las plantas jóvenes, por lo que si te encuentras en un clima en el que la temperatura cae por debajo del rango indicado aquí, es mejor mantenerla en el interior hasta que la temperatura suba.

Cuidados del árbol de guayaba

cultivar guayaba en maceta

Riego

Cuando la planta es joven o está formando flores, riégala con regularidad y en profundidad para mantener la tierra ligeramente húmeda. Un suelo uniformemente húmedo en el momento de la fructificación ayuda a desarrollar frutos más jugosos y dulces.

En invierno, reduce el riego. Uno de los datos más interesantes sobre los guayabos es que toleran la sequía y, una vez establecidos, pueden sobrevivir sólo con las lluvias y soportar largos periodos de sequía. Aun así, es mejor mantener el suelo ligeramente húmedo, sobre todo en verano.

El cuidado del árbol de guayaba es simple y fácil y con unos pocos datos básicos, se puede cultivar una planta sana.

Poda

La poda es esencial para mantener el guayabo que crece en una maceta con la forma y el tamaño deseados para desarrollar una estructura fuerte, una planta sana y una mayor fructificación.

Las ramas secas, muertas, dañadas o enfermas pueden podarse en cualquier momento.

La época ideal para podar un guayabo es cuando deja de dar futuros. Lo mejor es recortar los brotes demasiado largos y no ramificados y las ramas que se cruzan entre sí y bloquean la penetración de los rayos del sol.

Realiza un poda de mantenimiento cada año para asi mantener la forma y el tamaño deseado.

Abono

No alimentes los guayabos desde finales de otoño hasta mediados de invierno. Para las nuevas plantaciones, se recomienda un régimen de fertilización una vez al mes durante el primer año después de que la planta muestre signos de nuevo crecimiento.

Se recomienda una media de 200 g. de fertilizante por árbol. Durante los años consecutivos de crecimiento, se reducirá la frecuencia de la fertilización a tres o cuatro veces al año, pero se aumentará la dosis del fertilizante hasta 900 g. por árbol.

También se sugiere el uso de fertilizantes a base de cobre y zinc para fertilizar un árbol de guayaba. Aplica estas pulverizaciones foliares tres veces al año, desde la primavera hasta el verano, durante los dos primeros años de crecimiento y, a partir de entonces, una vez al año.

El guayabo también es susceptible de sufrir una carencia de hierro (los síntomas incluyen el amarilleamiento de las hojas entre las venas de color verde oscuro). Se puede corregir o prevenir mediante la aplicación periódica de hierro quelado.

Plagas y enfermedades

El cuidado del guayabo frente a plagas y enfermedades no es muy necesario cuando se cultiva en maceta.

Este frutal es muy resistente, pero hay que vigilar las plagas comunes del jardín. Las cochinillas, la mosca blanca, la mosca de la fruta y los trips pueden afectarlo.

En cuanto a las enfermedades, la planta de guayaba sufre de roya, que se da en climas demasiado cálidos y con mucha humedad.

Además, la antracnosis y la mancha de la hoja también pueden ser un problema, ambas se dan en climas húmedos y se propagan a través de las salpicaduras de agua. Si se riega adecuadamente, se puede evitar fácilmente.

Cosecha de guayabas

cultivar guayaba en maceta cuidados

La mayoría de las variedades de guayaba son autógamas y la fruta madura durante todo el año en los trópicos (excepto en verano). Los frutos de la guayaba suelen madurar entre 3 y 4 meses después de la floración.

Por lo general, la cosecha principal llega en invierno y después del verano en la temporada de lluvias. La cosecha de invierno es más sabrosa y dulce.

Algunos consejos para el cuidado del guayabo

No cambies bruscamente la ubicación de tu guayabo en maceta, ya que de lo contrario la planta podría perder parcialmente las hojas.

Para conseguir una planta tupida, es necesario pellizcar la punta de crecimiento con regularidad.

También puede ser de interés leer: Cómo propagar, cultivar Moras en maceta y sus cuidados.

Es aconsejable suspender el abono durante los inviernos. En los trópicos, puede continuar con él.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: