Cómo hacer té de compost, alimento líquido para las plantas

La creación de compost es clave para el éxito de la jardinería orgánica. Es una habilidad importante que todos los jardineros deberían aprender. Pero hay otra forma de utilizar el compost: no en forma sólida, sino en forma líquida, por eso en este artículo queremos enseñarte cómo hacer té de compost para aprovechar aún más este recurso.

té de compost

El compost se puede utilizar como medio de cultivo en macetas y contenedores, para iniciar semillas y plantas de crecimiento. Puede extenderse como mantillo para reponer la fertilidad de las zonas de cultivo, o utilizarse para crear nuevas camas de jardín.

Un compost casero de buena calidad también puede utilizarse para crear un té de compost, un valioso fertilizante que puede usarse para regar alrededor de tus plantas y reponer la fertilidad del suelo, o como alimento foliar.

En este artículo, hablaremos de cómo hacer té de compost, empezando por los fundamentos de lo que es y cómo producir el compost con el que se hace. A continuación, pasaremos a hablar de cómo elaborarlo y de dónde y cómo utilizarlo en tu jardín.

¿Qué es el té de compost?

Puede que el té de compost no parezca la más deliciosa de las bebidas. Pero para muchas de tus plantas, eso es exactamente lo que será.

El té de compost es simplemente un líquido rico en nutrientes que se hace combinando el compost que haces en tu jardín con agua. Así de sencillo.

Al combinar el compost con el agua, básicamente se transfieren los nutrientes del material similar a la tierra a un líquido. Esto se puede utilizar para dar de beber a las plantas.

Quizá te preguntes por qué no utilizarías el compost en su forma original para fertilizar tus plantas. Pues bien, la respuesta es que, en forma líquida, las plantas pueden absorber los nutrientes de la mezcla más rápidamente. Al igual que una taza de té para un ser humano, un té de compost puede dar a las plantas de tu jardín un rápido impulso.

Cómo crear el compost

La creación de un buen té de compost comienza con la creación de un compost de buena calidad, con una buena composición y una mezcla equilibrada de nutrientes. Antes de pasar a hablar del sencillo proceso de elaboración de un té de compost, vamos a dedicar un momento a repasar los aspectos básicos de la creación de compost:

Tipos de compostaje

Hay una amplia gama de tipos de compostaje, todos los cuales pueden utilizarse para proporcionar el material que se necesita para hacer té de compost. Entre ellos se encuentran:

  • Compostaje en frío (en un montón o cubo de compostaje).
  • Compostaje en caliente (en un contenedor especial u otro recipiente que retenga el calor).
  • Lombricultura (creación de compost en un recipiente con la ayuda de lombrices de compostaje especiales).

Elegir qué método o métodos de compostaje vamos a utilizar es el primer paso para hacer un té de compost eficaz.

Materiales para el compostaje

La creación de un buen compost implica una comprensión básica de los diferentes tipos de materiales en un montón de compost. Los materiales suelen agruparse en dos categorías: materiales «marrones» ricos en carbono y materiales «verdes» ricos en nitrógeno.

Ambos tipos son necesarios para crear un compost de buena calidad. Los materiales marrones son el cartón, la paja, las ramas, las virutas y la corteza.

Los materiales verdes son la materia de hoja verde, los recortes de hierba y los restos de fruta y verdura. Para conseguir una buena mezcla en tu compost, debes añadir materiales «marrones» y «verdes» en capas finas.

Además de pensar en conseguir la mezcla adecuada de materiales ricos en carbono y nitrógeno en tu compost, crear un buen compost también implica pensar en conseguir un buen equilibrio de los principales nutrientes que las plantas necesitan para crecer.

Estos son el nitrógeno, el fósforo y el potasio, así como los diversos micronutrientes que necesitan las plantas. Añadir una buena mezcla de diferentes ingredientes a tu compost ayudará a crear un compost con un buen equilibrio de nutrientes.

El agua y el compost

Otra cosa en la que hay que pensar a la hora de crear un compost de buena calidad es el contenido de agua del sistema. Demasiada agua, y el compostaje puede volverse maloliente y anaeróbico, y la aireación puede ser insuficiente. Demasiada poca, y las criaturas que ayudan al compostaje, desde las lombrices a las bacterias, pueden morir, y el proceso no funcionará (o al menos no tan bien).

Asegúrate de que el nivel de humedad de tu compost es el adecuado, independientemente del tipo de compostaje que intentes, es la clave del éxito.

Cómo hacer té de compost

hacer té de compost

Una vez que haya creado un compost de buena calidad, es el momento de convertir ese material desmenuzable y friable en un alimento líquido.

Tamiza el compost para eliminar las ramitas grandes, las piedras u otros elementos que no se hayan descompuesto y llenar un cubo, lata u otro recipiente con 1/3 de este abono.

Llena el resto del recipiente con agua. (Lo ideal es que sea agua de lluvia y no del grifo). Luego remueve bien la mezcla y deja que repose durante una o dos semanas para que los nutrientes se impregnen en el agua. Remueve la mezcla todos los días. Finalmente cuela el líquido resultante con un paño o un colador.

Utiliza este té de abono en tus plantas de inmediato. (Es mejor utilizar este líquido colado inmediatamente, o al menos en uno o dos días para que no se pierdan los nutrientes).

El sólido resultante de esta mezcla puedes usarlo también en las plantas, aunque tendrá menos cantidad de nutrientes sigue siendo efectivo para fertilizar la tierra y nutrir a las plantas con el paso del tiempo.

Uso del té de compost

Puedes colocar esta mezcla en una regadera y utilizar el té de compost que has creado para regar como lo harías habitualmente. Al igual que lo harías con el agua sola, vierte esto alrededor de la base de tus plantas.

Se trata de un alimento de uso general que debería proporcionar a tus plantas una dosis razonablemente equilibrada de todos los principales nutrientes y macronutrientes que necesitan para crecer y gozar de buena salud.

Puede utilizarlo con la mayoría de las plantas, aunque es mejor utilizarlo con las plantas más maduras que con las plántulas muy jóvenes. Es difícil estar seguro del equilibrio exacto de nutrientes y si el contenido de nitrógeno es demasiado alto, por ejemplo, podría perjudicar a las plantas jóvenes.

Otra posibilidad es colocar el té de compost en un pulverizador o un vaporizador para plantas. Puede utilizarse como alimento foliar, rociándolo directamente sobre las hojas de las plantas para darles un rápido impulso.

También puede ser de interés: Que se puede poner en montón de compost y que no.

Utiliza el té de compost con criterio en tus plantas y alrededor de ellas para que sigan creciendo con fuerza.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + dieciocho =

3 ideas sobre “Cómo hacer té de compost, alimento líquido para las plantas”