Cómo cultivar Esponjas Vegetales (luffa) orgánicas

¿Cultivar esponjas en el jardín? Es una idea bastante inusual, pero bastante factible, además de ser económica y ecológica. En lugar de comprar esponjas en las tiendas, es posible hacerlas tú mismo. Todo lo que tienes que hacer es plantar Luffa aegyptiaca en tu jardín para cosecharlas y usarlas en casa. La Luffa es una esponja vegetal natural, aquí te enseñamos cómo sembrar luffa desde semillas y cómo cultivar esponjas vegetales en el jardín de manera orgánica y los cuidados necesarios para una buena cosecha.

Esponjas vegetales

¿Qué es la Luffa?

La Luffa, también conocida como esponja vegetal, estropajo  o pastes es una planta de la familia de las cucurbitáceas, que incluye de 5 a 7 especies. Se distingue principalmente la Luffa acutangula, la lufa operculata, la luffa echinata y la luffa aegyptiaca. Esta última es la variedad más cultivada de la planta, gracias a su carne, que se puede comer de la misma manera que una verdura o utilizar como una esponja vegetal.

La luffa aegyptiaca (luffa egipcia) es por lo tanto una calabaza fácil de cultivar, que se cultiva por siembra. Al igual que la calabaza y la sandía, sus semillas se siembran directamente en el jardín. Se pueden comprar en tiendas especializadas en jardinería o en Internet.

Donde cultivar esponjas vegetales

La luffa aegyptiaca prefiere un ambiente cálido y húmedo. Lo ideal es que crezca en un lugar soleado, pero también se puede plantar en el interior en un invernadero cálido o templado. Se necesitan por lo menos 150 a 200 días de calor para obtener esponjas vegetales. En las regiones de clima templado, donde los períodos de calor se acortan, la plantación en invernadero es obligatoria.

Si se cumplen todas las condiciones, se puede cultivar esponjas vegetales al aire libre en el jardín, pero también en una maceta, en la terraza o el balcón, según los deseos de cada uno. Además, puede ser muy decorativa si está bien mantenida.

En cualquier caso, es esencial preparar bien el terreno de la plantación. Para optimizar el crecimiento de la luffa, primero debe pasar por una etapa de fertilización y humidificación.

Esta esponja natural prefiere un suelo bien drenado. Se adapta a un suelo con un pH neutro, tirando a alcalino y no demasiado ácido. Prefiere un suelo calcáreo, arenoso, arcilloso y pedregoso. Si es demasiado ácido, es aconsejable añadir dolomita o cal para suavizarlo.

Un suelo rico en materia orgánica es también esencial para optimizar el desarrollo de la planta. El sustrato orgánico, como el estiércol en descomposición o el abono, debe ser añadido al suelo.

Cuando sembrar esponjas vegetales

Para crecer en las mejores condiciones, la luffa aegyptiaca se siembra cuando comienza a hacer calor, a principios de la primavera. Las semillas se siembran cuando ya no hay riesgo de heladas, en un suelo que ya está caliente.

En principio, la siembra se realiza 5 o 6 semanas antes del cultivo en el campo, especialmente en zonas con veranos cortos.

Cultivar esponjas vegetales

Luffa aegyptiaca

Después de preparar la tierra, siembra 3 o 4 semillas por maceta o si lo haces en almácigos coloca dos por cubo, ya que no todas logran germinar. Asegúrate de que la temperatura ambiente sea de unos 18 °C y que las semillas se beneficien de la luz solar.

Después de 4 semanas aparecen los primeros brotes. Tan pronto como tengan 2 o 3 hojas, deben ser trasplantadas a la tierra o a macetas más grandes.

  • Para ello, haz agujeros adecuados que sean un poco más grande que el tamaño de las raíces, coloca los plantines en ellos y cúbrelos con tierra para macetas.
  • Deja un espacio de 1 a 2 m entre cada planta.
  • Finalmente riega con abundante agua y coloca una capa de mantillo al pie de las plantas para proteger el suelo del sol y retener la humedad.

Para aquellos que no les gusta usar las macetas, también es posible sembrar semillas directamente en el jardín. La siembra se hace en una línea, con una distancia de unos 30 cm entre las semillas.

Cuidados de la esponja vegetal

Aunque no es muy caprichosa, la luffa aegyptiaca necesita unos pocos gestos de cuidado para producir un hermoso fruto.

Durante la siembra, es aconsejable aplicar fertilizante nitrogenado al suelo. El fertilizante se aplica dos semanas después de plantar en el suelo, para que la aparición de las flores no sea demasiado temprana.

Desde una edad temprana, la planta debe ser protegida contra los ataques de plagas e insectos, como las babosas. Sin embargo, las enfermedades, como el oídio, sólo la afectan en raras ocasiones, a diferencia de la mayoría de las calabazas.

Las malas hierbas también interfieren con el crecimiento de las plantas jóvenes. Asegúrate de quitarlas regularmente, especialmente alrededor de las plantas de luffa.

Para ayudar a las plantas a crecer, es aconsejable instalar un enrejado para ayudarlas a trepar. Si se dejan en el suelo, los frutos de la luffa tenderán a doblarse, mientras que en altura serán alargados y mucho más vigorosos.

Los tallos pueden alcanzar rápidamente una altura de 10 m. Si es necesario, es posible podar las más vigorosas para facilitar la ramificación. La poda se hace normalmente en verano.

A veces es necesaria una selección de frutos para obtener una cosecha de calidad. Para ello, prefiere los frutos que hayan crecido más de 1 m sobre el suelo, ya que éstos recibirán más savia y crecerán más fácilmente.

No te olvides de llevar agua a la planta. El riego debe hacerse a la ligera pero regularmente. Al menos tres veces a la semana.

Cosechar esponjas vegetales

Cosecha esponja vegetal

La cosecha de los frutos de la luffa se hace generalmente a finales del verano o comienzos del otoño. Si el cultivo ha ido bien, la planta puede producir entre 3 y 5 frutos por planta.

La cosecha se hace de dos maneras, dependiendo del uso al que se dediquen los frutos:

Para obtener esponjas vegetales; es necesario esperar a que la piel de los frutos adquiera un color marrón antes de cosecharlos. Quita la piel rasgándola, luego las semillas cortando en un extremo.

Luego secar la fruta vacía antes de remojarla en agua durante unos días. La esponja resultante puede ser blanqueada en agua hirviendo. Después de secarlo de nuevo, puede ser cortada para su uso.

Esta esponja puede ser usada diariamente como las esponjas industriales. Para asegurar que su calidad dure mucho tiempo, enjuágala y sécala después de cada uso.

Para consumir los frutos de la luffa; la cosecha se hace mucho antes, generalmente 4 meses después de la siembra. Las frutas jóvenes pueden comerse crudas, con vinagre o limón como los pepinos, o cocinadas, en sopa o fritas como el calabacín.

Puede ser de interés leer: Recetas para hacer Jabones caseros y artesanales paso a paso.

Después de la cosecha, no te olvides de asegurar la siguiente cosecha. De esta manera, las semillas pueden ser recuperadas para no tener que comprarlas de nuevo al año siguiente. Guárdalas una vez que estén secas en un frasco de vidrio hermético, en un lugar seco y oscuro.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + catorce =

4 ideas sobre “Cómo cultivar Esponjas Vegetales (luffa) orgánicas”