Cómo sembrar y cultivar Pera (peral) de manera orgánica

Los Perales (Pyrus communis) son árboles frutales muy populares, por el sabor de sus frutos pero también por su interés decorativo, sobre todo porque pueden instalarse tanto en el jardín como en macetas. Las peras son fácil de cultivar. En este artículo te enseñamos cómo cultivar peras ya sean en maceta o directamente en el suelo, también veremos como sembrar semillas de peras y sus cuidados.

cultivar peras

Cuándo plantar un peral

La mejor temporada de plantación es el otoño, ya que el suelo aún no se ha enfriado y la humedad es ideal, por lo tanto tu peral tendrá tiempo de asentarse bien para hacer frente al frío. Por otro lado, se debe evitar los períodos de heladas para cultivar peras.

Dónde plantar un peral

A los perales les gustan las exposiciones soleadas y los suelos frescos, drenados y profundos, no muy calcáreos.

Evita plantarlos en suelo seco o por el contrario en suelo demasiado húmedo, la humedad estancada no les conviene en absoluto.

La floración es un momento arriesgado, por una ráfaga de viento o heladas tardías puedes perder toda tu futura cosecha.

Por eso debes plantar tu peral en un lugar protegido de los fuertes vientos y, en la medida de lo posible. Un seto, o un muro, orientado hacia el sur pueden servir de protección.

Cómo sembrar semillas pera

sembrar pera

Preparar las semillas antes de sembrar

Si has obtenido las semillas de pera directamente de la fruta, una vez extraídas ponlas en un frasco lleno de agua. Descarta las semillas que flotan y la carne que queda.

Drena el agua y recoge las semillas que se han hundido en el fondo del frasco, estas son las semillas que tienen oportunidad de germinar.

Pon las semillas de pera en una bolsa de plástico con arena húmeda o turba y refrigerarlas en un refrigerador a una temperatura de entre 0 y 4 grados centígrados. Mantén las semillas frías durante 60 a 90 días.

Este es un proceso por el cual las semillas deben ser sometidas para poder germinar, es una menara de imitar el proceso de la naturaleza, cuando las semillas pasan un invierno antes de germinar.

Sembrar las semillas de pera

Preparar el lugar de la plantación al aire libre o en contenedores para sembrar las semillas. Prepara bien el suelo y elige un lugar con luz brillante que no reciba luz solar directa durante las calurosas horas del mediodía.

La mejor manera de empezar es germinar las semillas de pera dentro de la casa o en un lugar protegido un par de semanas antes de que llegue la primavera, con un sustrato ligero y bien drenado para una germinación óptima.

Pon las semillas en tu medio de cultivo enterradas sólo 1 cm. Cubre los contenedores con un forro plástico o coloca todo el contenedor interior en una bolsa de plástico trasparente para mantener un alto nivel de humedad alrededor de las semillas, minimizando la necesidad de regar.

Coloca los contenedores en un lugar luminoso, pero con luz indirecta y una temperatura entre 15 y 25°C.

Por último, puedes trasplantar las plántulas a contenedores más grandes con tierra para macetas una vez que hayan crecido unos pocos centímetros de altura.

Pero, planta tus pequeños perales en su lugar donde lo vas a cultivar a principios de otoño o en la primavera del año siguiente.

Cómo cultivar peras

Cultivar peras en el terreno abierto

cultivar peras

Cava el hoyo de plantación y descompacta bien la tierra, trabajando el suelo para que esté suelto y libre de raíces y malezas. Esto permite que el suelo se airee.

Para hacerlo correctamente, el agujero debe tener unos 40 cm en todas las direcciones, o al menos el doble del volumen de las raíces.

Recuerda poner una capa de drenaje en el fondo del pozo que puede ser bolas de arcillas o piedras pequeñas, sobre la cual echarás el abono o compost maduro.

Si es necesario, mejora tu suelo con buena tierra vegetal o arena. El peral se colocará en el centro del hoyo para que el punto de injerto esté ligeramente por encima del nivel del suelo.

Rellena con tu mezcla, esparciendo bien a medida que avanzas, para que el suelo llene todos los huecos y las raíces de tu peral queden bien cubiertas.

Una vez que el pozo se ha llenado, compáctalo un poco con las manos y riega copiosamente, aunque esté muy húmedo, eso si, no dejes que se formen charcos, espera a que el agua penetre el suelo antes de segruir.

Cultivar peras en macetas

cultivar peras en maceta

Son preferibles los recipientes de madera o de terracota, que permiten la circulación del aire y la humedad, los recipientes deben ser acampanados y bastante grandes, por lo menos 40 cm en todas las direcciones.

El drenaje es muy importante para estas plantas, por lo que se instalará una capa de drenaje con grava o guijarros en el fondo del agujero. En la parte superior, una mezcla de tierra, arena gruesa y buena tierra vegetal. El peral se instalará con el punto de injerto sin enterrar.

Si lo cultivas en interior procura poner el peral en un lugar donde reciba mucho sol, atrás de una gran ventana orientada al norte es lo ideal.

Solo riega el peral cuando notes que la tierra está muy seca, puedes ayudarte introduciendo un dedo en el sustrato, si notas que más abajo está húmedo espera unos días para regar,de lo contrario riega con agua de lluvia si es posible.

Cultivar Perales a raíz desnuda

La plantación debe hacerse rápidamente para evitar que las raíces se sequen. Remoja las raíces en un cubo de agua una noche antes de plantarlas para rehidratarlas.

Si no puedes plantar tu peral de inmediato, debido al frío o a tu horario, colócalo en un recipiente con agua para evitar que las raíces se sequen o en un gran contenedor lleno de arena o tierra ligera, en un lugar bien protegido y sombreado.

Cubre bien las raíces hasta el cuello y riega un poco si el suelo está muy seco.

La estaca se coloca antes de plantar, para no dañar las raíces.

Antes de plantar, las raíces deben ser arregladas, es decir, acortadas. Para colocar las raíces de tu peral en el fondo del agujero, haz un pequeño montículo sobre el que las esparcirás.

Cómo cosechar peras

cosechar pera

Una vez que su árbol ha comenzado a dar frutos, las peras son fáciles de cosechar, dependiendo de las diferentes variedades:

Cosecha una vez que las peras comiencen a aclararse. Para la mayoría de las variedades de pera, la fruta joven será de un color verde intenso y comenzará a aclararse a un amarillo una vez que esté madura, generalmente a mediados o finales del verano.

Debes comenzar a cosechar justo cuando las peras comienzan a amarillear pero aún están duras; madurarán en poco tiempo después de la cosecha.

Cómo cuidar un peral

Los perales son árboles frutales de bajo mantenimiento, por lo que no requieren muchos cuidados para prosperar:

Agua

Durante el primer año o dos, dale a tu peral riegos semanales en un nivel bajo durante la temporada de crecimiento; esto hará que el agua penetre profundamente en el suelo y ayudará al árbol a establecer raíces fuertes y profundas.

Una vez que tu árbol está maduro, requiere poco riego, excepto durante períodos prolongados de sequía.

Poda

Los perales requieren menos poda que muchos otros árboles frutales ; como mínimo, simplemente recorta las ramas enfermas o superpuestas.

Si tienes un espacio de jardinería pequeño y deseas minimizar el área que ocupa tu peral, considera podarlos de manera más deliberada.

Fertilizar

Los perales crecen mejor cuando se fertilizan una vez al año, a principios de la primavera. Dado que son propensos a enfermedades si se les da demasiado nitrógeno, ten cuidado con los fertilizantes ricos en nitrógeno.

Si no estás seguro de cuánto fertilizante usar, usa una pequeña cantidad y deja que tu árbol te diga lo que necesita; si las hojas comienzan a verse amarillas durante el verano, asegúrate de usar más fertilizante el próximo año.

Polinizar

Dado que la mayoría de los perales no son autofértiles y requieren un árbol cercano para que la polinización produzca fruta, es especialmente importante que tu jardín sea acogedor para polinizadores como las abejas. Nunca rocíes insecticidas cuando tus perales estén floreciendo.

También puede ser interese leer: Cómo cultivar Pomelo de manera orgánica.

Datos extras

Aunque ciertas variedades de perales se dan como autofértiles, es preferible instalar uno o más polinizadores para un mejor cuajado de los frutos. Tendrás que elegir una variedad que pueda polinizar tu propio peral.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.