12 Abonos Caseros para las plantas fáciles de encontrar en casa

En casa podemos encontrar una gran cantidad de elementos que sirven para abonar el jardín y la huerta. En este artículo veremos 12 tipos de abonos caseros fáciles de enconar en casa para alimentar a las plantas de forma natural.

abonos caseros

A continuación vamos a ver algunas formas muy sencillas de aprovechar los residuos comunes de la cocina y el hogar para usarlos como abonos caseros.

Cada uno de ellos contribuirá a aumentar la fertilidad del suelo y, lo mejor de todo, es que son gratuitos.

1. Posos café

abono casero café

Los posos de café son excelentes como abonos caseros, aportan una gran cantidad de nitrógeno, contienen algunos de los otros dos elementos principales de las plantas, el fósforo y el potasio, y también contienen micro nutrientes como el magnesio, el cobre, el calcio, el zinc, el manganeso y el hierro.

El nitrógeno no está disponible inmediatamente para las plantas, pero a medida que los microbios del suelo se ponen a trabajar en los posos de café, ese nitrógeno se convertirá gradualmente en una forma que las plantas pueden absorber y utilizar. Esto hace que sea un fertilizante orgánico de liberación lenta muy eficaz.

No introduzcas los posos de café en la tierra, porque algunas plantas (sobre todo los tomates) no responden bien a esto. En su lugar, simplemente añádelos a la superficie del suelo como mantillo alrededor de las plantas.

Lo mejor es añadirlos finamente, espolvoreados sobre la superficie o en combinación con otros mantillos para evitar que formen una costra dura que dificulte la penetración del agua.

Los posos de café son ligeramente ácidos, con un pH de entre 6,5 y 6,8, lo que es ideal para la mayoría de las hortalizas.

La mayor parte de la acidez se pierde en el propio café al prepararlo, por lo que no hay que preocuparse de que los posos de café sean demasiado ácidos.

Si se añaden en capas finas, no tendrán prácticamente ningún efecto sobre el pH general del suelo.

2. Cáscaras de huevo

abono casero cascara de huevo

Las cáscaras de huevo son una fuente de calcio realmente fantástica, así como de otros oligoelementos como el magnesio.

Límpialas bien con agua y luego esterilízalas a fuego lento en el horno durante unos minutos o en el microondas a alta potencia durante al menos 10 segundos.

Una vez hechas, tritúralas para aumentar su superficie o, mejor aún, tritúralas hasta convertirlas en un polvo fino con un mortero, una batidora de alta velocidad o un molinillo de café.

El calcio de la cáscara de huevo está encerrado en forma de carbonato de calcio, por lo que no está disponible para las plantas.

Pero al molerlo hasta convertirlo en este fino polvo, hemos facilitado que la vida del suelo pueda trabajar con él, convirtiéndolo en una forma que las plantas puedan utilizar.

En esencia, hemos convertido las cáscaras de huevo en una fabulosa fuente de calcio de liberación lenta que las plantas pueden absorber gradualmente durante varios meses.

La cáscara de huevo en polvo es especialmente útil en los parterres en los que se van a cultivar hortalizas de fruto.

Puedes esparcir las cáscaras de huevo en forma de polvo sobre los arriates, al igual que los posos de café.

3. Cenizas de madera

abono casero ceniza de madera

Y por ceniza de madera me refiero a ceniza buena y limpia de madera no tratada. La ceniza de carbón vegetal también está bien, pero evita la ceniza de las briquetas de barbacoa y, definitivamente, no la ceniza de carbón, que tiene un contenido muy alto de azufre.

Las cenizas de madera son un abono útil, ya que contienen buenos niveles de fósforo y potasio, además de oligoelementos como el calcio y el magnesio.

A los trozos de carbón vegetal que se obtienen de la madera parcialmente quemada se le llama biocarbón o biochard, son estupendos para la biología del suelo.

Al igual que las otras enmiendas naturales para el suelo que hemos mencionado, puedes esparcir la ceniza de madera en los lechos.

Sin embargo, es bastante soluble en agua y se lava fácilmente, así que añade un poco en invierno, pero guarda también un poco para la temporada de crecimiento.

Es ideal para esparcirla alrededor de la mayoría de las plantas y, como es bastante alcalina, es buena para usarla alrededor de los cultivos de la familia de las brassicas, como el brócoli, a los que les gusta el suelo ligeramente alcalino.

No utilices ceniza de madera alrededor de las plantas ácidas (arándanos, rododendros, frambuesas, etc.) y no la esparzas donde quieras cultivar patatas el año que viene, porque los suelos alcalinos tienden a favorecer la sarna de la patata.

4. Bolsas u hojas de té usadas

abonos caseros

El té mejora la textura del suelo y ayuda a las raíces a desarrollarse mejor.

Las hojas de té contienen ácido tánico que se encuentra de forma natural, a las plantas floreales será estupendo abonarlas con hojas o bolsas de té usadas. Las hojas de té también hacen que la tierra sea porosa y crean un entorno favorable para el crecimiento de las flores.

Rompe algunas bolsas de té y dispersa el contenido alrededor de las plantas.

5. Cáscara de banana

abonos caseros

Más flores con mejor crecimiento y mejor estructura de las raíces

Las cáscaras de banana maduras son una adición útil a su régimen de fertilización de rosas. Como se descomponen fácilmente, liberan rápidamente en el suelo valiosos minerales como azufre, calcio, potasio, magnesio y oligoelementos.

Muele de 4 a 6 cáscaras de plátano hasta obtener una pasta suave con agua y mézclala con el medio de cultivo.

6. Agua de cocción

abonos caseros

El agua de cocción es excelente para el crecimiento y el desarrollo en general.

En lugar de tirar el agua de cocción de las verduras que tienes en la cocina, utilízala para abonar tus plantas del jardín. Deja que el agua se enfríe y luego úsala para dar a una o dos plantas una bebida saludable.

No añadas sal al agua porque la sal es perjudicial para las plantas.

7. Vinagre

abonos caseros

El vinagre ayuda a la planta a combatir enfermedades.

Tanto el vinagre blanco como el de sidra de manzana funcionan bien para bajar el pH del suelo y, por tanto, potenciar el crecimiento de plantas.

Ten en cuenta que el vinagre carece de nutrientes, y añadirlo regularmente en grandes cantidades puede tener efectos perjudiciales para tus plantas.

Añade 1-2 cucharaditas de vinagre a un litro de agua y úsalo en tus plantas una vez cada 2-3 meses.

8. Leche en polvo

abonos caseros

Previene los puntos negros de las hojas, mejora la salud del suelo y atrae a las bacterias beneficiosas.

La leche en polvo o líquida no sólo es adecuada para el consumo humano, sino también para las plantas. Es una rica fuente de calcio y favorece el crecimiento de las raíces y el follaje. También mantiene a raya el crecimiento de los hongos.

Diluye la leche con una cantidad igual de agua y aplíquela al follaje de las plantas para salvarlas de la enfermedad de la mancha negra.

Para proporcionar un rápido impulso de calcio y minerales, aplícalo alrededor de la base de las plantas.

9. Bicarbonato de sodio

abonos caseros

Mantiene la planta a salvo de problemas de hongos

El bicarbonato de sodio ayuda a prevenir el mildiú velloso, las manchas negras y otras enfermedades fúngicas.

Mezcla una cucharadita de bicarbonato y unas gotas de jabón líquido para platos en un litro de agua.

Mezcla bien y pulveriza la solución sobre las partes infectadas de la planta. Mantendrá la infección a raya, lo que se traducirá en más flores.

10. Huesos de pescado

Usar huesos de pesco mejora follaje con colores más profundos en las floraciones debido a sus muchos micronutrientes.

Guarda las espinas de pescado la próxima vez que las cocines, ya que pueden beneficiar mucho a las plantas. Tritúralas bien y mezcla 1-2 tazas en el medio de cultivo. Riega bien y observa cómo la planta prospera en poco tiempo.

Las espinas de pescado se descomponen lentamente, añadiendo nutrientes a la tierra y ayudando a crecer a tus preciosos rosales.

Nota: También puedes enterrar una cabeza de pescado en el agujero de plantación a la hora de cultivar rosas.

11. Agua de acuario

El agua de acuario es ideal para la producción de flores y fomentar el crecimiento general de una planta.

El agua del acuario contiene nitrógeno, fósforo, potasio, amoníaco y muchos otros micronutrientes. Utilízala para regar la planta dos veces al mes y notarás más floraciones.

No la utilice si tiene un acuario de agua salada.

12. Comida caducada para perros y gatos

abonos caseros

Potencia el crecimiento y la producción de flores

La comida para mascotas contiene un amplio espectro de proteínas y micronutrientes que benefician al suelo y a las plantas. Muele un puñado de comida para mascotas y mézclalo con el medio de cultivo.

También puede ser de interés leer: 17 Plantas ideales para cultivar junto a los Tomates que mejoran la cosecha

Nota: Muele bien los gránulos para convertirlos en un polvo fino antes de mezclarlos en el medio de cultivo. No abuses de él. Una vez cada 2-3 meses estaría bien.

Compártelo en las redes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15 ideas sobre “12 Abonos Caseros para las plantas fáciles de encontrar en casa”